6 de noviembre de 2013

Fraude en las ofertas de trabajo Diez maneras de encontrar empleo... falso

Hay al menos diez maneras de encontrar empleo... falso. Un puesto laboral que no sólo es inexistente sino que encima le cuesta dinero al candidato. La asociación Facua-Consumidores en Acción ha alertado del decálogo de las ofertas fraudulentas de trabajo más usadas, un negocio de canallas que es universal pero que, avisa, en España se ha agravado aprovechándose de la necesidad de los millones de víctimas potenciales que están en paro. 



Éstos son los diez métodos principales, que el portavoz de Facua, Rubén Sánchez, ha detallado hoy en una rueda de prensa en Sevilla como parte de su campaña Lucha contra las ofertas laborales fraudulentas, que incluye un vídeo con Cristina Pedroche, Iñaki Urrutia y Javier Coronas.
  1. Pagar por trabajar en el extranjero. El supuesto empleador o mediador ofrece, en anuncios con imágenes de familias estupendas, trabajar de canguro o cuidador en otro país a cambio de abonar una "cuota previa administrativa" a través de plataformas que no dejan rastro del pago. El trabajo no existe.
  2. El 'spam' de la crisis. En una variante, le envían a uno correos electrónicos no deseados, o spam, con ofertas de trabajo. Si pica, le piden que ingrese en una cuenta bancaria dinero por gastos del contrato o por envío del material para trabajar. Quien paga, se encuentra o bien con que la empresa desaparece o que ésta profundiza en el timo reclamándole más dinero por otros conceptos, hasta que la víctima se dé cuenta del engaño.
  3. Ofertas para captar datos personales. La oferta laboral que llega por correo electrónico o mensaje al móvil es un señuelo para que la persona aporte sus datos para incluirlos en listas de spam, que tienen valor comercial. Para atraer la atención, prometen sueldos fijos de 2.500 euros al mes y bonos de 1.500.
  4. Encuestas caseras. Proponen a través de correo electrónico y las redes sociales ganar dinero extra desde casa rellenando cuestionarios en el ordenador.
  5. 'Entrevistas de trabajo' en teléfonos de tarificación adicional. Los estafadores insertan anuncios, también en los periódicos impresos, invitando a los interesados a llamar a un teléfono móvil. Por ejemplo, en un caso que han denunciado, a los que quieran trabajar de "jornaleros para diversas campañas de recogida de fruta" les instan: "Pregunten por Claudia al teléfono 668803593". En ese número, un mensaje grabado les remite a llamar a otro de tarificación especial, como los que empiezan con los prefijos españoles 807, 806 u 803, pero a menudo disfrazan estos prefijos pronunciando las cifras por separado, de dos en dos, "ochenta / sesenta y cinco". Quien llama (en el caso mencionado, es el número 806 514296) recibe la atención de una persona de carne y hueso que le hace una entrevista de trabajo que se va alargando con cuestiones sobre su currículum y disposición a la movilidad hasta el tope legal de media hora que tienen estas llamadas. Facua previene de que los 806 cuestan entre 0,91 y 1,21 euros por minuto en redes fijas y entre 1,27 y 1,57 en móviles, IVA incluido. El timo, si llega a media hora, le cuesta al afectado entre 27,30 y 47,10 euros. Recuerda la asociación que la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones prohíbe desde 2004 usar números de coste adicional para servicios de empleo. Y si es ilegal incluso para ofrecer trabajos reales, con más razón para empleos inexistentes.
  6. Montar productos en casa. La oferta consiste en montar productos en el propio hogar, como "ositos o bolígrafos", para luego venderlos a través de la empresa. Pero el trabajador tiene que pagar por el "material inútil" que le envían, dice Facua.
  7. Empleo condicionado a la contratación de un curso. Un fraude "muy, muy frecuente", avisa Rubén Sánchez. Facua ha detectado que algunas academias hacen publicidad con la falsa promesa de conseguir trabajo a través de empresas amigas a quien contrate sus cursos, o que incluso ofrecen empleo directo con la condición de pagar el cursillo de formación.
  8. Negocios piramidales. Aunque Facua-Consumidores en Acción precisa que las ventas multinivel no son ilegales, denuncia que suponen un engaño en la medida en que prometen beneficios irreales a quienes compran los productos a los jefes de la pirámide. El supuesto trabajador es en realidad cliente de la empresa suministradora del producto, y "puede acabar arruinado" por pedidos que luego no puede revender.
  9. 'Muleros' en el blanqueo de dinero. El trabajo efectivamente existe en parte, sólo que es ilegal y se disfraza ante el candidato presentándolo como "mediador en transacciones internacionales". Lo que tiene que hacer es recibir dinero en su cuenta corriente y reingresarlo en otra quedándose con una pequeña comisión. El intermediario actúa así de mulero del blanqueo de dinero. "Muchos no son conscientes de que es un negocio ilícito que les puede acarrear consecuencias penales", advierte el portavoz de Facua.
  10. Trabajar gratis. Aumentan las ofertas de empleos sin remuneración, denuncia Facua. Muchas de ellas buscan a profesionales cualificados. Por ejemplo periodistas, a los que se ofrece trabajar en portales de Internet a cambio no de dinero, sino del "prestigio" de ver su nombre publicado. Facua cita el caso de un anuncio publicado en el portal de empleo Jobomas que pedía un redactor para una web de Barcelona. "Los candidatos deberán ser capaces de redactar noticias, realizar entrevistas y/o reportajes, hacer búsquedas de material gráfico que alimente el texto y adaptar la información al medio digital", decía el anuncio. "La participación no será reconocida económicamente, más que la difusión del trabajo y el realizador correspondiente". Facua dice que aunque no sea ilegal trabajar por amor al arte, es un fraude incluir ofertas de empleo sin remunerar.
Ante esta selva mezquina, la organización de consumisores pide a la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones de España que aumente las inspecciones y las sanciones "en lugar de limitarse a adoptar medidas tan ridículas como retirar las líneas de tarificación fraudulentas pasado casi un año desde que son denunciadas". También piden al Gobierno y las comunidades autónomas redoblar el control y dotar de más medios técnicos y humanos a inspectores y policías, que están "desbordados". 

La mayoría de los engañados, dice Sánchez, renuncia a denunciar ante la Policía o el Juzgado por los 25, 30 o 45 euros que le han timado. Y así el estafador, sumando cientos o miles de pequeñas estafas, sigue prosperando impunemente. Y si le cierran el número de teléfono, "abre otro".

0 comentaris:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Facebook Favorites

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Premium Blogger Themes | New Blogger Themes