19 de abril de 2018

Cinco años sin pagar en el metro: así son las tarjetas piratas

“Empecé a manipular tarjetas de metro en segundo o tercer año de carrera, con 20 años”. Dentro del mundo de la piratería informática no todo es craquear webs o robar y distribuir datos. Algunos hackers prefieren trabajar a pequeña escala. Este en concreto, tiene 25 años y se dedica a manipular tarjetas de metro.
Delgado y con apariencia de niño, el informático, que prefiere mantenerse en el anonimato, se mezcla en la atmósfera estudiantil que impregna un pequeño café de la calle Verntallat, en Barcelona. Tras pedir té, charla desinteresadamente. Desde fuera, nadie diría que lo que le ha traído aquí es mostrar cómo se manipula una tarjeta de transporte.
El fraude en el transporte público de Barcelona produjo en 2017 un perjuicio de 9,6 millones de euros a las arcas de TMB, según informa la compañía. La Autoritat de Transport Metropolità (ATM) estima que en 2016 se realizaron cerca de 22.247 viajes anuales en transporte público sin pagar, lo que representa un impacto económico diario de 12.583 euros. La ATM señala que el 40% de los pasajeros que se colaron en el metro de Barcelona utilizaron tarjetas falsas. Este joven hacker es uno de ellos.
“Soy ingeniero, aunque actualmente no trabajo ni estudio. Antes de empezar a hacer esto pagaba para ir en transporte público pero ahora ya no”, cuenta a La Vanguardia tras dar un sorbo a su bebida. Él ve la práctica de la manipulación de tarjetas como un método más para colarse en el metro.
En 2016 la falsificación llegó a oídos de la opinión pública tras destapar La Vanguardia varios puntos de venta de tarjetas trucadas en Barcelona. El mercado clandestino consistía principalmente en el trucaje de la T-10. La Autoritat de Transport Metropolità (ATM) consiguió frenar levemente la práctica ya que el fraude en las T-10 es fácil de detectar. Sin embargo, en el caso de este joven ingeniero, descifrar su metodología se complica. Entre sorbo y sorbo de té desmenuza su sistema.
“La información de una tarjeta se encuentra en la banda magnética, lo que yo hago es copiar el código virgen y con un lector-escritor de bandas magnéticas vuelvo a escribir el código en la tarjeta ya gastada”, explica. Así, esta se puede reutilizar una y otra vez. En una tarjeta T-10, el principal problema es que cada viaje queda registrado en la parte posterior, de manera que si se truca, el revisor detectaría que se están haciendo más de diez viajes con un mismo billete.
La piratería informática amenaza al modelo de transporte público
La situación es diferente con la T-Jove, la tarjeta trimestral para menores de 25 años. En este caso, en la parte posterior solo aparece la fecha del primer viaje, por lo que en el caso de manipularla “en una inspección normal” no se percibiría el engaño, explica tras ser preguntado sobre el riesgo de que el personal de seguridad descubra la estafa.
Sin embargo, ATM discrepa de esta afirmación. “Algunas tarjetas integradas manipuladas permiten el acceso al sistema de transporte, pero siempre se detectan en caso de inspección de títulos por parte de las empresas operadoras. En este caso, se le retira la tarjeta a la persona portadora y se hace una denuncia”, explica el equipo de comunicación del consorcio.

El joven informático nos muestra cómo manipula una tarjeta
El joven informático nos muestra cómo manipula una tarjeta (LVD)
Según los últimos datos presentados por ATM, el transporte metropolitano de Barcelona cerró 2017 con un aumento del 3,1% en viajes registrados, en términos absolutos pasó de 955 millones a 985 millones de viajes. Con este incremento de pasajeros y el aumento del precio de los billetes de transporte público en Barcelona, el mercado clandestino de las tarjetas gana público potencial.
Poco después de acabar el té, el camarero trae la cuenta. Es la hora de pagar. Al informático le sirve para reflexionar: “Tengo remordimientos en cuanto a pagar o no billete del metro. Es un poco una cuestión ética, está el dilema de que es muy caro... pero si nadie lo paga, ¿cómo se mantiene?”, confiesa.
Piratería informática y seguridad pública: Una carrera de fondo
“En mi caso no es un negocio. Ni mucho menos, ya que no saco ningún rendimiento económico por ello”, apunta el joven. Eso sí, a modo de excusa, expone el encarecimiento año tras año de los precios para viajar en transporte público.
Por su parte, el consorcio de transporte público explica que el incremento de la manipulación de tarjetas en los últimos años lleva a los Mossos d’Esquadra a aumentar continuamente las actuaciones de investigación y detención, encaminadas a identificar y perseguir aquellas conductas fraudulentas que pueden llegar a tener consecuencias penales.
“Las cifras de fraude en el sistema de transporte público son difíciles de determinar con exactitud. Sin embargo, la tendencia y el perjuicio son suficientemente significativos para que tengamos que mantener constantemente la alerta y poder así contenerlas”, asegura a este diario ATM.
Periódicamente, TMB intensifica durante varios días los controles de billetes en toda la red de metro catalana. De hecho, el grupo público lleva a cabo uno esta misma semana, del 16 al 22 de abril, con el fin de reducir el fraude en el transporte público.
Es una carrera de fondo: de la misma manera que la administración pública evoluciona hacia un modelo de pago más seguro, los estafadores encuentran cada año métodos más sofisticados para esquivar la legalidad.
A finales de 2018 la Generalitat de Catalunya pondrá en funcionamiento un nuevo sistema tarifario de transporte público integrado. Bautizada como T-Mobilitat, el nuevo título de transporte contact-less sustituirá el actual modelo de prepago e integrará un chip y un número de identificación que harán muy difícil la clonación de tarjetas. De hecho, ATM asegura que “imposibilitará cualquier manipulación de las realizadas actualmente”.

Consejos para que no te engañen en un chiringuito financiero

“¿Quiere ganar una barbaridad de dinero en poco tiempo?” A estas alturas de siglo esta invitación debería hacer saltar las alarmas de cualquier inversor con ganas de rentabilizar sus ahorros. Pero parece que seguimos sin aprendernos las lecciones de la crisis.
Esta semana la Policía desarticuló un chiringuito financiero y detuvo a un centenar de personas que habrían estafado más de 2,5 millones de euros . La operación ha saltado a los medios de comunicación por lo aparatoso de la intervención judicial –una versión castiza de las imágenes a las que nos tiene acostumbrados Hollywood– y sobre todo por el volumen de detenidos.

Pero la existencia de chiringuitos financieros que operan en España sin licencia es una práctica excesivamente habitual. No hay semana que Comisión Nacional del Mercado de Valores no publique una advertencia sobre este tipo de negocios que operan sin ninguna licencia y cuyo único objetivo es captar incautos para sacarles todo su dinero.
Un timo de la estampita en versión financiera que pese a todas las advertencias no para de repetirse. La propia CNMV publicó hace unos años un decálogo de cómo evitar caer en las redes de este tipo de negocios fraudulentos.
Desconfiar de los grandes beneficios
El guión siempre comienza igual: prometiendo abultados beneficios. Como hemos comentado y como bien recuerda el refranero español “Nadie da duros a cinco pesetas”. Cualquier oferta de ganar mucho dinero fácilmente debería, cuanto menos poner en guardia al que la recibe.
No fiarse de nadie
En la mayoría de los casos, los chiringuitos financieros tienen nombres desconocidos. Nadie debería entregar su dinero para inversión sin, al menos, cotejar primero que la compañía en cuestión cumple con los requisitos para realizar esa intermediación. Hacerlo es tan fácil como consultar el listado de entidades autorizadas que hay en la web de CNMV.
Desconfíe de quien no le quiera dar las promesas por escrito
Ocurre en el sector financiero, en el de telecomunicaciones, en las eléctricas… en casi todos. La negativa a enviar las ofertas de descuentos o ganancias espectaculares a través de un contrato escrito debería ser motivo suficiente para no contratar lo que nos están presentando. ¿Si es tan bonito y tan lucrativo, cuál es el problema para ponerlo por escrito?
Si le persiguen, salga corriendo
Un buen negocio le puede llegar a cualquier en un momento determinado. Aceptarlo o no depende de las comprobaciones pertinentes. Pero ¿cuántas veces un buen negocio se repite? En cambio, una práctica habitual de los chiringuitos financieros y de cualquier timo en general es la insistencia.
Según la CNMV hay señales de alarma claras como: llamadas o correos electrónicos de desconocidos que llegan inesperadamente. Urgencia para no perder el “chollo”. Conversaciones en las que el interlocutor trata de crear una familiaridad, que realmente no existe porque es un desconocido.
Si te regalan algo de primeras, indaga
Otras de las prácticas habituales de estos chiringuitos son las bonificaciones de entradas. Sí, igual que los bingos online, te regalo 10 y luego ya inviertes tu. No es nada habitual que un profesional serio de las finanzas utilice estas técnicas así que si se lo proponen, escudriñe cuanta más información pueda para identificar con quién está a punto de hacer negocios.
Si hay que invitar a un amigo, mejor váyase de copas
Esto es un super negocio y si traes a tus amigos lo será más. Esta es la versión más clásica de un timo. Se llama esquema Ponzi en “horno” a un famoso timador italiano Carlos Ponzi que ya en 1920 ideó eso de pagar intereses de unos inversores con el dinero de los nuevos clientes que ellos captan. Este fue el modelo que también aplicó el famoso Madoff en plena crisis financiera en Estados Unidos, que fue detenido por el FBI en 2008 y que ha cumple una condena de prisión de 100 años.
Si no lo entiende no lo suscriba
Este consejo se ha repetido hasta la saciedad en los últimos años. Sirve para chiringuitos financieros y para cualquier otro producto financiero, incluso si se lo ofrece un banco. Pasó con las preferentes, con los bonos convertibles. Hay productos financieros muy complejos que pueden ofrecer rentabilidades muy altas, pero solo si se gestionan adecuadamente. No todo el mundo sabe hacerlo, ni tiene el perfil para suscribirlos. No se deje llevar por la avaricia. Lo que no se entiende, es por algo. Déjelo aparcado.
Atento a las comisiones
Es habitual que las comisiones de los chiringuitos financieros sean muy altas. Para saber si le están timando o no, una de las prácticas que no debería dejar de hacer es cotejar esas comisiones con las que cobran otras entidades por servicios similares. Le dirán que nadie cobra tanto porque nadie le da tanta rentabilidad. Si la diferencia es muy grande en comisiones, tiene otro motivo más para desconfiar.
¿Cómo y cuándo se recupera el dinero?
Esta cuestión debería quedar totalmente definida antes de estampar la firma en cualquier contrato financiero. Si no es así, hay que desconfiar. Y si realizada la operación no lo puede recuperar no deje pasar ni un momento más. “No realice más aportaciones”, en ningún caso advierte la CNMV y de el paso más importante.
Denuncie
El lugar para hacerlo es la CNMV, pero si el trámite le resulta complicado puede acudir a la policía o al Juzgado correspondiente

26 de marzo de 2018

¿Qué hacer ante un fraude con tu tarjeta de crédito?

La escalada del comercio electrónico, la digitalización de la banca y el impulso de la tarjeta como método de pago han seducido a los ciberdelincuentes, que han centrado su atención en el robo de datos de las tarjetas bancarias. Es un tipo de estafa que apareció en la década de 1980 cuando tuvo lugar un aumento impresionante en el uso de tarjetas de crédito, débito y prepago a nivel internacional, pero que a día de hoy sigue latiendo con fuerza.
El uso de la tarjeta es cada vez más frecuente. De hecho, los últimos datos publicados datan de 2016 y revelan que número de tarjetas en circulación se incrementó un 6,6% respecto al año anterior, siguiendo así la tendencia creciente, según la ‘Memoria anual sobre la vigilancia de sistemas de pago’ del Banco de España. A finales de 2016 el parque de tarjetas emitidas en España ascendía a 74,5 millones, de las cuales 48,7 millones eran de crédito, casi duplicando los 25,8 millones de tarjetas de débito.
Internet, el medio por excelencia para fraudes con tarjeta
Internet, el teléfono y el correo electrónico son los medios por excelencia para realizar fraudes con tarjetas bancarias. Según publica el Banco de España, el 69% de estas operaciones fraudulentas se comenten a distancia, es decir, a través de estos canales. Sin embargo, sólo el 28% se realiza en TPVs (Terminal en Punto de Venta) y una minoría del 3% en cajeros automáticos.
Con respecto a los datos de fraude con tarjetas bancarias, en 2016 se registraron 888.000 operaciones fraudulentas con tarjetas emitidas en España, por un importe en el entorno de los 56 millones de euros. La cifra señala así un fraude medio de 63 euros por operación.
Copiado y duplicado de la tarjeta
Según estos datos, el mayor número de fraudes no son consecuencia del robo o pérdida de la tarjeta, sino que se producen por el copiado y duplicación de tarjetas de crédito mediante un enlace o un programa malicioso. Los mismos datos de la tarjeta que los ladrones antaño intentaban obtener a través de la observación directa del soporte físico, ahora los obtienen a través de Internet.
Cuando hay una obtención de los datos de las tarjetas de forma fraudulenta, la normativa obliga a la entidad correspondiente a devolver a los consumidores la totalidad del importe defraudado, asegura la OCU. La Ley de Servicios de Pago limita la responsabilidad del titular, por lo que el usuario no debe responsabilizarse de ninguna cantidad.
Los pasos a seguir en caso de robo de datos
Sin embargo, en los casos en que el fraude se produzca como consecuencia del robo o pérdida de tarjeta, el usuario es responsable por el uso fraudulento antes de la comunicación del robo o la pérdida, pero por una cuantía limitada a un máximo de 50 euros salvo culpa o negligencia grave.
Según la OCU, el primer paso a seguir es comunicar el suceso llamando por teléfono al banco y anular las tarjetas. También es necesario denunciar el robo de datos de la tarjeta puesto que sin la denuncia, no se puede reclamar contra los seguros o ir contra la entidad si no se hace responsable. A continuación, hay que reclamar ante el Servicio de atención al cliente o el defensor del cliente en caso que la entidad no quiera hacerse cargo de las cantidades defraudas. Si pasan quince días sin contestación o si la solución no es satisfactoria, se podrá reclamar en el Departamento de Conducta de Mercado.

20 de marzo de 2018

Evita que te estafen al alquilar a través de Airbnb

Si existe una plataforma que ha revolucionado el sector turístico en la última década esta es sin lugar a dudas Airbnb. En estos diez años, millones de personas han confiado en el portal, convirtiéndolo en uno de los líderes del sector del alojamiento online. Su imagen conecta con un usuario que busca alquileres asequibles, acogedores, bien situados y, con frecuencia, también bonitos.


Sin embargo, como en todos los modelos de éxito, el riesgo para el cliente también existe y algunos de sus huéspedes -denominación utilizada por la compañía- han sido objeto de estafa. La propia plataforma publica algunasrecomendaciones para evitar ser víctima de un timo, pero si quieres ir sobre seguro, te aconsejamos que leas con atención estas cinco reglas de oro, medidas preventivas que evitará más de un sobresalto.
1- Comprueba si te encuentras en la página real de Airbnb
Una de las estafas más frecuentes en la red se realiza a través del denominado ‘phishing ’, un método que consiste en suplantar la identidad de un tercero, haciendo creer a la víctima que se está tratando con el proveedor real. A partir de un correo electrónico, el delincuente virtual suele conducir a la víctima a un sitio web falso.
Por esta razón es imprescindible que, cuando operes con Airbnb revises la url. Observa que esta siempre empieza por “https”, es decir que se trata de una conexión a una página que utiliza lenguaje codificado y, por lo tanto, ofrece mayor seguridad. Ten en cuenta también que la plataforma no dispone de ‘live chat’, por lo que si la página te genera dudas, abandónala.
Si recibes correos fraudulentos, comunícalo al portal, puedes evitar que otra persona caiga en la trampa.
2- No contactes con el anfitrión por mail fuera de la plataforma
Aunque el anfitrión despierte en ti confianza, no te arriesgues a contactar con él fuera del entorno de Airbnb, podría tratarse de un engaño por parte del casero o de alguien que hubiera usurpado su identidad digital.
Es importante que tengas en cuenta que el portal únicamente envía mails a través de 10 direcciones de correo electrónico publicadas en su página web. Toma nota, son estas: @airbnb.com, @airbnbmail.com, @e.airbnb.com, @host.airbnb.com, @guest.airbnb.com, @airbnb.zendesk.com, @airbnbaction.com, @outreach.airbnb.com, @express.medallia.com o noreply@qemailserver.com.
3- No pagues directamente al anfitrión
Como en el caso anterior, utiliza la página del portal para realizar transacciones económicas, ya que, de producirse cualquier problema y pierdes el dinero, Airbnb no se hará responsable. Por lo tanto, aunque así te lo pidiera el anfitrión, no te arriesgues y desoye sus peticiones.
4- Analiza bien anfitriones y críticas
Desconfía a priori de un anfitrión sin apenas biografía con unalojamiento sin ninguna crítica. A priori, el propietario se verifica a través de una fotografía, el correo electrónico, el número de teléfono y las redes sociales.
Observarás que algunos de ellos se identifican con la etiqueta ‘Superhost’, un distintivo que destaca a propietarios modélicos para el resto de miembros de la comunidad.
Optar por alquilar un apartamento a un Superhost garantiza que tratas con un casero experto y eficiente cuya propiedad ha tenido huéspedes un mínimo de diez veces a lo largo del último año, en el 90% de los casos responde en 24 horas, y ha obtenido 5 estrellas en el 80% de sus evaluaciones, entre otros requisitos.
Si eres de los que se fía de sus propias impresiones, aprovecha la ocasión de utilizar la mensajería del portal, que te permitirá hablar a tiempo real con él.
5- Consulta la política de reembolso
No creas que Airbnb te devolverá tan fácilmente el importe de tu reserva. El portal dedica una página específica en la que detalla los tres únicos supuestos que permitirán hacerse con el reembolso, por lo que te recomendamos que antes de realizar cualquier reserva, los leas con atención.
El primero de ellos es la anulación por parte del anfitrión de la reserva poco antes del viaje o la imposibilidad “razonable” de acceder al alojamiento (por ejemplo, no tienes acceso a las llaves o al código de seguridad). La segunda es la descripción o ilustración inexacta de la propiedad (tamaño de las estancias, ubicación del inmueble o falta de servicios publicitados...), mientras que el tercer motivo por le que Airbnb acepta el reembolso es por la falta de limpieza o de seguridad entre otros aspectos.

29 de noviembre de 2017

EL INGENIO DE LOS CIBERDELICUENTES 'Hacker busca anfitrión en Airbnb': la última trampa para lavar dinero 'online'

Ni criptomonedas ni sesudas estafas. Para descubrir el último método para los fraudes digitales tampoco hay que viajar a un paraíso fiscal o sumergirse en las profundidades de la 'Deep web'. Airbnb. La aplicación por la que puedes alquilar parte de tu piso o la casa entera parece estar siendo utilizada para lavar dinero. No se trata de un elaborado 'malware' sino de un poco de ingenio en el uso de esta plataforma para sacar tajada ilícitamente.
El funcionamiento es sencillo. La persona que quiere blanquear una alta cantidad de dinero se pone en contacto con uno de los anfitriones de la aplicación. Se cierra una estancia que resulta ser ficticia. Se paga y se valoran al final del hospedaje como si todo fuese normal. Pero en realidad nadie se ha alojado allí. El pacto incluye que el dueño del inmueble devuelve parte de las ganancias, en base al acuerdo alcanzado entre ambas partes. De esta manera dan apariencia legal a todo el proceso.
Ha sido el diario The Daily Beast el que ha destapado esta supuesta práctica, especialmente en países como Rusia. La publicación asegura que los delicuentes utilizan varios foros de aquel país, el que se puede comprobar cómo se abren hilos en el que se buscan colaboradores para llevar a cabo estos abusos del servicio.
Básicamente, además de blanquear dinero y evadir impuestos lo que se persigue también es dar salida rápida y sencilla a tarjetas de crédito y credenciales de cuentas corrientes robadas. En vez, de por ejemplo, comprar un iPhone y revenderlo rápidamente por aplicaciones de compra y venta, se opta por este servicio.

Aumento del robo de perfiles

Ni criptomonedas ni sesudas estafas. Para descubrir el último método para los fraudes digitales tampoco hay que viajar a un paraíso fiscal o sumergirse en las profundidades de la 'Deep web'. Airbnb. La aplicación por la que puedes alquilar parte de tu piso o la casa entera parece estar siendo utilizada para lavar dinero. No se trata de un elaborado 'malware' sino de un poco de ingenio en el uso de esta plataforma para sacar tajada ilícitamente.
El funcionamiento es sencillo. La persona que quiere blanquear una alta cantidad de dinero se pone en contacto con uno de los anfitriones de la aplicación. Se cierra una estancia que resulta ser ficticia. Se paga y se valoran al final del hospedaje como si todo fuese normal. Pero en realidad nadie se ha alojado allí. El pacto incluye que el dueño del inmueble devuelve parte de las ganancias, en base al acuerdo alcanzado entre ambas partes. De esta manera dan apariencia legal a todo el proceso.

Una estancia como cualquier otra

(Reuters)
(Reuters)
Ha sido el diario The Daily Beast el que ha destapado esta supuesta práctica, especialmente en países como Rusia. La publicación asegura que los delicuentes utilizan varios foros de aquel país, el que se puede comprobar cómo se abren hilos en el que se buscan colaboradores para llevar a cabo estos abusos del servicio.
Básicamente, además de blanquear dinero y evadir impuestos lo que se persigue también es dar salida rápida y sencilla a tarjetas de crédito y credenciales de cuentas corrientes robadas. En vez, de por ejemplo, comprar un iPhone y revenderlo rápidamente por aplicaciones de compra y venta, se opta por este servicio.

Aumento del robo de perfiles

(Reuters)
(Reuters)
La firma de seguridad Digital Shadows asegura también que ha detectado una mayor actividad en el robo de cuentas de Airbnb y la creación de perfiles falsos para llevar a cabo este tipo de estafas. De esta manera se reduciría el número de personas implicadas en la operación y el proceso sería más ágil.
Las publicaciones que se recogen en el informe apuntan a que esto es una práctica bastante más extendida de lo que se puede pensar en un primer momento. Asegura que se pueden ver anuncios que piden “colaboradores regulares” y hablan de cifras de entre 1.000 y 3.000 dólares por cada ocasión y que el reparto de beneficios se “producirá al 50%”. Otros mensajes buscan “anfitriones en otros países de la UE”.

Anfitriones con experiencia y valoraciones

El perfil que buscan estos ciberdelicuentes es el de un usuario con trayectoria. Que tenga valoraciones y varios inquilinos en su historial, principalmente, para no levantar sospechas. Es decir, aprovechan la 'protección' que les otorga la reputación basada en las experiencias de distintos miembros de la comunidad en el alojamiento en concreto.
Airbnb ya ha salido al paso de estas acusaciones. Asegura que dispone de un “sistema de detección en tiempo real” que analiza todas las reservas y evalúan los riesgos de actividades sospechosas. Además, la startup ha asegurado que cuentan con varias medidas de seguridad para evitar la utilización de tarjetas de crédito robadas o la sustracción de perfiles.

9 de septiembre de 2017

El día que me intentaron timar buscando piso con Airbnb e Idealista como cebos

El verano es una época terrible para buscar piso en Madrid. En realidad, cualquier época lo es. La psicosis por encontrar un espacio entre cuatro paredes que sea razonable desde un punto de vista económico, que reúna unas mínimas condiciones y que esté en una zona más o menos céntrica te obliga a vivir enganchado a Idealista y a tener que tomar decisiones en horas y minutos cuando ves un piso que te gusta. Nada que nadie que haya tenido que buscar en estos últimos años desconozca. Por eso, hace unas semanas, me extrañó sobremanera un correo recibido en el que se me ofrecía un piso por el que me había interesado a través de Idealista.
Da la casualidad que hace unas semanas apareció un piso que reunía algunas características que buscaba: por debajo de 700 euros, con terraza (¡un lujo!) y justo fuera de la M-30 aunque cerca de una parada de metro que me dejaría en el centro en unos 20-30 minutos. Nada más verlo, y con la inmobiliaria de turno ya cerrada, decidí escribir a través de Idealista por aquello de intentar que me dieran prioridad para ver el piso en cuanto abrieran al día siguiente. Pasadas unas horas, a la mañana siguiente, llamé a primera hora para asegurar que me daban la primera cita. Y me la dieron.
Por eso la extrañeza al recibir un correo de la supuesta propietaria del piso que, para otorgar más veracidad a su condición, hasta incluyó el nombre de la vivienda en que se encontraba (en los anuncios de Idealista acostumbra a venir la calle, sin más).

Demasiado bonito para ser cierto

El piso no solo lo tenía todo sino que, de repente, el precio había bajado a 600 euros (la inmobiliaria pedía 690) y estaba totalmente reformado y amueblado. Daba igual que las imágenes no tuvieran nada que ver con las del anuncio, y de que no hubiera imágenes de la terraza. Todo parecía demasiado bonito para ser cierto. Y así era.
Virginia, que así se hacía llamar mi interlocutora, me escribió para pedirme referencias sobre los inquilinos. Se las di. Probablemente le hubiesen dado igual ocho que ochenta ya que sin más certeza que cuatro líneas en un correo electrónico (ni nóminas, ni contratos, ni vidas laborales) decidió que yo era el inquilino ideal para su piso. O más bien una víctima propicia para su próxima estafa.
De repente, el precio había bajado a 600 euros y estaba totalmente reformado y amueblado. Todo parecía demasiado bonito para ser cierto
Me comentó Virginia que buscaban “inquilinos responsables” y que ella y su esposo, amantes de “la naturaleza y los animales”, se mudaban a Bilbao para vivir en su granja. “Para nosotros es difícil llegar a Madrid para hacer una visita y pensamos hacerlo a través de la plataformaAirbnb, si estás de acuerdo”. Ahí saltó la primera alarma. La segunda, cuando el enlace que te llega utiliza el logo de la plataforma pero te obliga a hacer un pago fuera de su pasarela de pago.
Anuncio de un bajo en alquiler de Airbnb en la calle Na Jordana 8 de Valencia.
Anuncio de un bajo en alquiler de Airbnb en la calle Na Jordana 8 de Valencia.
“Mientras los usuarios operen a través de Airbnb, no puede haber estafas. Educamos de manera proactiva a los usuarios sobre por qué es importante no realizar pagos fuera de Airbnb”, explica un portavoz de la compañía.
En la práctica se ven afectados prácticamente todos los actores que participan en la ecuación: desde la víctima, la persona que desea alquilar una vivienda, hasta todas las partes implicadas, ya sea Idealista, Airbnb o la inmobiliaria de turno.
“Hace unas semanas tuvimos que llamar a los propietarios de dos pisos que enseñábamos nosotros porque sus propiedades estaban anunciadas por otras personas”, cuenta Raquel, de InmoMadrid. La comercial explica que, una vez hechas las pertinentes llamadas, descubrieron que alguien había anunciado sus pisos por su cuenta para efectuar una estafa. Raquel asegura que la práctica es habitual, “hemos oído hablar de ello y nos ha pasado con propietarios que han tenido ese problema”, recuerda.

Sentido común y escepticismo

Aunque el mercado de alquiler en la capital se mueve de manera constante, el momento es especialmente delicado si tenemos en cuenta el trajín de gente que llega a la capital en septiembre, con el inicio del curso escolar, y busca residencia.
Todas las fuentes consultadas insisten en el mismo punto a la hora de alquilar un piso y evitar posibles fraudes y estafas: no efectuar ninguna operación sin haber visto la vivienda y hacer transacciones económicas siempre dentro de los cauces habituales. En el caso de Airbnb, lo habitual es pagar por alquileres de pocos días o semanas por lo que resulta sospechoso que alguien pretenda alquilar a través de una web que, cada mes, se llevaría una comisión por no hacer nada.
Puedes subir fotos de un piso que no es tuyo sin que te pidan una sola prueba de que eres el dueño. Facilitan fraudes así
Desde Facua también se denuncia que las administraciones no estén poniendo en marcha los mecanismos necesarios para evitar que cualquier persona pueda anunciar un piso sin demostrar que sea suyo. “Hace poco pusimos una denuncia contra Airbnb porque puedes darte de alta como propietario, inventarte un piso, subir fotos de uno que no es tuyo sin que te pidan una sola prueba de que eres el dueño. Facilitan los fraudes de este tipo”, apunta Rubén Sánchez, portavoz de la organización de derechos del consumidor.
Una imagen habitual en septiembre en Madrid o Barcelona. (A. G.)
Una imagen habitual en septiembre en Madrid o Barcelona. (A. G.)
Desde Idealista también recomiendan prudencia y verificar que la web en la que se va a hacer la transacción está al corriente de la misma: “Si te envían un enlace a una web para poder llevar a cabo el pago averigua antes si la web es real. En lugar de seguir su enlace busca a esa empresa y visita directamente su web. Es aconsejable que ante cualquier tipo de duda les preguntes por la operación que te están proponiendo y si ciertamente ellos prestan ese tipo de servicio y les consta que llevarán a cabo la gestión que te propone el supuesto propietario”.
Sánchez, de Facua, apunta algunos consejos sencillos para evitar males mayores. “Se puede pedir una nota simple, que no llega a los diez euros”, asegura. En ese documento, expedido por el Registro de la Propiedad, especifica quién es el propietario, los metros y otros datos de interés. “Una vez verificado que el propietario es quien dice serlo, asegúrate de hacer una transferencia al auténtico titular de la vivienda”, finaliza.

Twitter Facebook Favorites

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Premium Blogger Themes | New Blogger Themes