18 de octubre de 2014

La increíble doble vida del joven Nicolás

La Policía Nacional informaba ayer de la detención de un joven de 20 años por falsificar informes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y hacerse pasar como asesor del Gobierno. Se le imputa un delito de usurpación de funciones públicas y se le han incautado placas de la Guardia Civil y de la Policía Municipal de Madrid, según fuentes policiales. Hasta su detención este joven había vivido una doble vida que le permitió codearse con altos cargos del poder político y económico.



Su nombre real es Francisco Nicolás Gómez Iglesias y hasta ahora era un anónimo estudiante del Centro Universitario de Estudios Financieros (CUNEF), según desvela El Confidencial. Pero eso era en apariencia porque el joven contactaba con empresarios y dirigentes políticos como un miembro del CNI y asesor del Gobierno que le permitió acceder a los círculos políticos y económicos más selectos.

El joven incluso logró estar en el besamanos de Felipe VI, en reuniones de empresarios del Ibex-35, en el palco del Bernabéu y con dirigentes políticos como José María Aznar o Esperanza Aguirre. También intentó hacer negocios con el abogado de la familia Pujol. Además, llegó a formar parte del equipo de Arturo Fernández en las pasadas elecciones de CEIM, la patronal madrileña.

Ahora se le acusa de "estafar a decenas de personas a las que prometía suculentos negocios gracias a sus supuestos contactos en los escalafones más altos de la Administración, el Gobierno y hasta el CNI", según informa El Confidencial.

No estuvo afiliado al PP

El supuesto asesor del Gobierno, que también se hacía pasar por agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), nunca estuvo afiliado al PP ni fue militante de Nuevas Generaciones, han asegurado fuentes populares a Europa Press.

Francisco Nicolás Gomez Iglesias, en libertad provisional desde esta mañana, se hacía pasar por una persona muy cercana a los círculos de poder del Partido Popular y se presentaba como presidente del Club Joven del PP de Moncloa.

Las aclaraciones desde el partido han llegado después de conocerse fotografías del detenido, en las que aparecía con el expresidente del Gobierno José María Aznar en una conferencia de FAES, junto con la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, en la Real Casa de Correos y junto con la alcaldesa de la capital, Ana Botella, en otro acto.



El Grupo IX de la Unidad de Asuntos Internos de la Dirección General de la Policía acusa a este estudiante de Derecho de CUNEF de 20 años de los delitos de falsedad documental, estafa y usurpación de funciones públicas.

En el atestado instruido al efecto se detalla que el imputado ha venido desarrollando una "intensa actividad" en actos públicos, con presencia en ellos de altas personalidades de la vida pública española, así como con personas de alta dirección de sociedades financieras y de la vida económica.

Siguiendo el relato policial, el detenido, gracias a la documentación gráfica de las reuniones a las que asistía, se hizo pasar como asesor de la Vicepresidencia de Gobierno para que J.M de la H. le entregase 25.000 euros con la promesa de que intentaría que el Gobierno mediase en la venta de un inmueble que tenía un familiar en Toledo.

Tras darle el dinero, el imputado entregó al presunto estafado un dossier bajo el título 'Palacio de la Moncloa. Protocolo de Actuación. Gobierno de España' con el nombre de la víctima y con una firma atribuida al secretario de Estado y otra al subsecretario de Estado de la Presidencia del Gobierno.

El arrestado ha reconocido ante la Policía que ese informe lo efectuó él mismo, escaneando las firmas de los secretarios. Posteriormente, a requerimiento del estafado, le devolvió 10.000 de los 25.000 euros entregados.

Autorizado por el Juzgado de Instrucción número 12 de Madrid, se produjo una entrada y registro en el domicilio del detenido, en el que le fueron requisados otros dos dossieres elaborados por él bajo la apariencia de oficialidad, sin que conste que hayan sido utilizados.

Los agentes también descubrieron dos autorizaciones falsas para vehículos para el Palacio de la Moncloa y una placa emblema de la Guardia Civil y otra de la Policía Municipal, ambas al parecer verdaderas y que el imputado ha manifestado que se las regalaron sus titulares.

Además de asesor político, el imputado se hacía pasar supuestamente por miembro del Centro Nacional de Inteligencia (CNI). De hecho, imprimió en una copistería madrileña un informe que simulaba pertenecer al CNI.

Por este motivo, y tras detectar los agentes a la posible víctima de la estafa, se estableció un dispositivo de vigilancia, según informó ayer la Policía en una nota de prensa, para proceder a su detención en Madrid capital.

Iba en coches de alta gama
 
En el auto firmado hoy, la jueza manifiesta que "no acierta a entender cómo un joven de 20 años, con su mera palabrería, aparentemente con su propia identidad, pueda acceder a las conferencias, lugares y actos a los que accedió sin alertar desde el inicio de su conducta a nadie, por muy de las juventudes del PP que manifeste haber sido".

Tampoco comprende cómo ha podido 'colar' su afirmación de ser asesor del Gobierno de España, máxime si se tiene en cuenta el informe del médico forense, en el que se hace constar que el detenido tiene "una florida ideación delirante de tipo megalomaníaco".

Pero la magistrada no ha encontrado razones para decretar su prisión provisional, tal y como pidió el Ministerio Fiscal, ya que esta medida es excepcional y considera que no hay riesgo de fuga. El arrestado es español, tiene arraigo en su ciudad, donde reside con su familia, y cursa estudios superiores.

Además, considera que dada la repercusión mediática de este caso, "el riesgo de reiteración de la conducta se ha reducido prácticamente a cero y todas las pruebas que pudieran aportarse han sido obtenidas en la entrada y registro efectuada el martes".

Por todo ello, la juez determina que, "si bien existen motivos bastantes para estimar responsable criminalmente de los delitos de falsedad y estafa al detenido", ha decretado libertad provisional sin fianza, con la obligación de comunicar al Juzgado los cambios de domicilio, así como la prohibición de abandonar territorio español, debiendo entregar el pasaporte.

Para hacer más creíble estos encuentros el joven alquilaba "un vehículo de alta gama con chófer para reunirse con la víctima", aseguran fuentes policiales. Esta doble vida del joven Nicolás se derrumbó con su detención. 

11 de octubre de 2014

El Estado pide ayuda a los ‘hackers’

El fiscal Francisco Hernández Guerrero sube al escenario ante un auditorio de jóvenes hackers ataviados con sus camisetas negras, su estética de chico malo y ese aire enigmático de quienes conocen, guardan y comparten secretos fuera del alcance de mucha gente. Pasea con el micrófono en la mano con aire de telepredicador. Hay un detalle que no pasa desapercibido: él también viste una camiseta negra bajo su americana. Es una concesión muy poco frecuente. Emplea un lenguaje directo, como sus últimas palabras: “Esta es la última vez que me veis de gracioso. Cuando me veáis en un juicio ya veréis la mala leche que gasto”. Hernández lidera la lucha contra el ciberdelito para la Fiscalía del Estado.

El fiscal Hernández enumera preceptos legales y las penas que acarrean ciertas actuaciones. Hay veladas advertencias en su discurso: la ley es la ley y su trabajo es hacerla cumplir. Pero Hernández sabe que está ante una audiencia muy peculiar. Así que hace un reconocimiento: “El Estado ha perdido su papel preponderante y tenemos que pedir ayuda a quien sabe más y quien sabe más tiene que cumplir unas reglas (…) Nos tendremos que poner de acuerdo pero tenemos que cooperar para saber si vosotros estáis de parte de los buenos”. Y sigue: “No somos nada sin la comunidad informática pero vosotros sin nosotros no sois nada. Estoy hablando con las personas que pueden ayudarnos o complicarnos la vida”.

Su intervención se produjo en la noche del jueves 2 de octubre, en Albacete, en la Universidad de Castilla-La Mancha, en el transcurso de la Navaja Negra Conference, que podría interpretarse como un congreso sobre seguridad informática. La Navaja Negra comenzó siendo una aventura propiciada por un grupo de hackers albaceteños, liderados por crOhn y s4urOn, que cuatro años después es capaz de atraer a 400 personas. Entre ellas, algunos de los mejores.Las cuentas del evento son públicas y se destinan a fines sociales: nadie cobra por su intervención.

Quien tenga dudas de la seriedad de esta cita de jóvenes que algunos confunden con delincuentes se equivoca de plano: conferencias y talleres se suceden sin descanso entre las nueve de la mañana y las once de la noche. Solo hay breves interrupciones para comer de pie algunos productos locales, desde atascaburras a pisto.

Sobre los ciberpiratas hay una extensa leyenda que los asocia al lado oscuro: sus conocimientos son útiles para la sociedad y para quienes tratan de socavar la ley. Con el paso del tiempo se han acuñado los términos “hacker de sombrero blanco” y “</CF>hacker de sombrero negro” para diferenciar a quienes actúan dentro o fuera de la ley, pero las fronteras en internet son difusas. Un hacker puede guardarse para sí sus conocimientos, compartirlos con la comunidad, o venderlos al mejor postor. A veces su mayor defecto puede ser su vanidad, su necesidad de reconocimiento. De todo ello sabe y conoce la periodista Mercé Molist, autora de Hackstory, que cuenta con un alto grado de detalle la historia de los hackers en España.

Francisco Hernández (sentado), fiscal delegado de la lucha contra el delito informático. 

Los primeros ciberpiratas españoles están hoy en la cuarentena. Es el caso de Antonio Hernández (Belky), que tiene todo el aspecto de un viejo rockero con su larga melena canosa. Aprendió por su cuenta a manejar un Spectrum cuando tenía 15 años y conoció los tiempos iniciáticos, cuando la obsesión era utilizar redes telefónicas sin pagar, porque el conocimiento estaba en Estados Unidos y conectarse con las universidades americanas podía costar mucho dinero. De aquellos años son las tarjetas telefónicas piratas, las cabinas convertidas en lugares de llamada gratuita, el asalto a redes de universidades e instituciones, que eran las únicas que manejaban líneas de cierta capacidad. “No éramos conscientes del delito, jugábamos, investigábamos, no había conciencia del riesgo, no ganábamos dinero. Ahora todo ha cambiado mucho, ahora se habla de la ética, de la notoriedad, de hacerse famoso, de la ley, ahora todo es profesional. Aquel concepto romántico no va a volver”. Belky ha trabajado para empresas de seguridad, no tiene título y está activando una comunidad más cerrada.

Las ponencias habían sido elegidas previamente por votación de la comunidad hacker. Una de ellas fue la intervención de Juan Manuel Fernández, que se estrenó como conferenciante en Albacete a sus 22 años. Juanma residía en un pueblo de Almería, donde Internet llegó cuando tenía 14 años. Se las apañó para investigar por su cuenta. “Me gustaba saber cómo funcionan las cosas”. Por esa razón decidió estudiar Biología. Acaba de terminar la carrera sin ir a clase. Lo explica así: “Me pasaban los apuntes y aprendí por Internet leyendo y contactando con expertos. Ahora se puede aprender de otra forma”. Se ha matriculado en Informática por la Universidad a Distancia. Juanma está considerando un valor en alza: su conferencia se titulaba The walking press: zombificando webs. En síntesis. Juanma crea un gusano que atrapa webs o blogs realizados en Wordpress para formar parte de ataques dirigidos. “La idea es demostrar que tienes que fortificar tu blog porque puede ser utilizado por terceros”. Juanma no quedó muy satisfecho y dice que no volverá a repetir: “No daré más conferencias”.

Las sesiones se suceden sin descanso, entre conferencias y talleres, donde reina Sergi Álvarez, considerado como un gran talento, capaz de crear un sistema operativo. Seguir el discurso de Álvarez no está al alcance de cualquiera: cada una de sus frases es ininteligible para un ser humano normal. Lo más sorprendente es saber que ahora está en el paro, aunque quizás por poco tiempo: entre los asistentes hay personal que trabaja para empresas especializadas, entre ellos de la multinacional Deloitte, que ha creado toda una división dedicada a la seguridad informática.

Deloitte, como Telefónica, patrocinan el acontecimiento: los tiempos han cambiado tanto que ahora los hackers han pasado a ser objetos de deseo. “Tratamos de atraerlos a nuestros valores, pero no es fácil”, comenta el ejecutivo de una multinacional, “para empezar tenemos que explicarles a los directivos que esta gente no va a vestir traje y corbata, que vendrán al trabajo en camiseta, con pendientes, con pantalón corto, que lo mismo se presentan a trabajar un día a las doce de la mañana y que no les importa tanto el dinero porque si quieren viajar a Japón se las ingenian para sacarse un billete gratis”. Deloitte ha creado un centro para ellos bajo la denominación de Buguroo: “Están en un edificio separado, para que no sufran los de traje y corbata”. Deloitte y otras empresas están en Albacete también para descubrir talentos.

No todo lo que se expone o se sustancia se hace en público. Hay conocimientos que se transmiten de forma más reservada. Eso forma parte de la denominada cultura hacker. Es una comunidad sin etiquetas, ni clases sociales: algunos grandes talentos carecen de título universitario. Un hacker es, sobre todo, un autodidacta que ha empezado por su cuenta a edad muy temprana, como es el caso de Iñaki Rodríguez, que tuvo su primer ordenador a los 4 años y a los 10 ya sabía programar: “Lo divertido es que lo que está aparentemente hecho, lo puedas modificar. La cultura hacker es una forma de comprender el mundo: te mueve la inquietud”. Para Rodríguez algo del viejo romanticismo se está perdiendo.

Daniel Echeverri mostró una herramienta para averiguar quién se oculta en las páginas de la red secreta TOR
El aprendizaje autodidacta es un elemento esencial, aunque actualmente las universidades compiten por colocar en el mercado másteres en seguridad informática con el ánimo, quizás, de sacar adelante profesionales ya domesticados y con título, pero son muchos los expertos que consideran esencial el papel de ese chico que emplea horas en investigar por su cuenta. “He reflexionado sobre este mundo”, reconoce el fiscal Hernández, “y creo que ellos representan ese 5% que hay que permitir de espíritu libre. Constituyen una aristocracia del conocimiento, incluso en un concepto medieval”.

Algunas sesiones tienen una gran audiencia. Sorprendió la efectuada por dos jóvenes valores, Daniel Echeverri (30 años) e Ismael González (29); el primero es ingeniero, el segundo tiene un módulo. Ambos se han atrevido a ofrecer una herramienta para auditar esa gran red oculta llamada TOR, invulnerable, donde no hay forma de saber quién está detrás de cada página y donde se anuncian desde comerciantes de armas hasta asesinos a sueldo. Estos hackers creen que pueden ofrecer pistas para perseguir a los delincuentes en esta red oculta.

“Esta la última vez que me veis de gracioso. En un juicio, ya veréis la mala leche que gasto”, advierte un ‘ciberfiscal’

José Selvi ofrece una conferencia con un título sugerente: Hackeando a tu CEO. ¿A quién no le interesa saber lo que se trae entre manos el consejero delegado de su empresa? Selvi explica con detalle cómo fue sometido al reto de hackear el móvil de un alto ejecutivo partiendo de cero, sin conocer siquiera su número de teléfono. Cruzaron datos de las frecuencias en tres lugares diferentes a los que acudió. Luego idearon la fórmula definitiva: le enviaron una actualización de su WhatsApp que llevaba incorporado (pegado) un troyano. Para cuando el ejecutivo apretó el ok a la actualización, su teléfono quedó atrapado: se podían escuchar sus llamadas, sus conversaciones también (su móvil se convierte en un micrófono), ver a través de su cámara y leer correos y mensajes.

Naturalmente, todas las fuerzas policiales estaban invitadas al evento. Allí acudieron miembros de Policía, Guardia civil, Ertzaintza y Mossos. Todos los agentes repartieron sus números personales de teléfono y direcciones de correo entre los asistentes para poder consultarles cuando fuera necesario. Sin disimulo, pidieron ayuda y colaboración. Pocas veces se ha visto a policías tan dóciles ante una concurrencia. “Tenemos asumido que no tenemos medios y que es inabordable para nosotros esta criminalidad sin ayuda de terceros”, reflexiona el fiscal Hernández. “Con ellos [con los hackers] el Estado ha perdido su soberbia”.

8 de octubre de 2014

El timo del 'WhatsApp Edición Oro

Según el último informe del del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), el 96,4% de los ciudadanos españoles usa Whatsapp. Por eso se ha convertido en un buen reclamo para los timadores, que tratan de aprovechar el nombre de la 'app' ya propiedad de Facebook para hacer caja, como es el caso de "WhatsApp Edición Oro".



Esta supuesta aplicación se promociona a sí misma en Facebook y Twitter como una versión de la aplicación de mensajería que ofrece una experiencia que pasa "de ser común a completamente interesante". WhatsApp Edición Oro promete fondos de pantalla y emoticonos exclusivos para que así los usuarios estén "por delante de sus amigos en cuanto a comunicación se refiere".

Este inexistente servicio asegura estar disponible para iOS y Android y las webs en las que se anuncia incorporan dos botones que apartentemente redirigen a la descarga de las distintas versiones. Sin embargo, lo que hace es llevar a una página en la que se solicita al usuario su número de móvil como un requisito de verificación.

En realidad, se trata de una suscripción a un servicio de mensajes de pago, que puede llegar a costarle al usuario unos 36 euros al mes. La Policía y la Guardia Civil ya han alertado de que este servicio se trata de un engaño para tratar de sacar el dinero a los usuarios incautos.

7 de octubre de 2014

Estafa de 14,1 millones de euros a Pau y Marc Gasol

Sé el dinero que tengo, más o menos. Cuanto más dinero tienes más consciente debes ser de lo que hay sobre la mesa. Está en juego tu futuro y el de tu familia. Las inversiones, mover el dinero adecuadamente, me ocupa bastante tiempo, pues podría haber pérdidas, operaciones en falso... Hay que estar encima, ser tú el que decide. Las cosas importantes del dinero no se deben delegar". Cuando Pau Gasol pronunciaba estas palabras, en diciembre de 2009, hacía apenas seis meses que había entrado en el negocio que acabaría convirtiéndose en el más ruinoso de su carrera, a decir de lo relatado en la querella criminal que ha interpuesto junto a su hermano Marc Gasol y el también baloncestista Jorge Garbajosa, ya retirado. 



El partido que los tres campeones del mundo (2006) nunca habrían querido disputar se celebra ya en los juzgados madrileños de Plaza de Castilla. Están en juego al menos 14 millones de euros. El pasado 17 de septiembre fue admitida a trámite la querella criminal que los tres han interpuesto contra quienes han sido más que sus hombres de confianza. "Son mis amigos", dijo en repetidas ocasiones Pau Gasol de las personas contra las que ahora litiga. Se trata de Arturo Ortega, su agente desde la adolescencia, y de Enrique Rodríguez, encargado de gestionar la imagen y los contratos publicitarios de los Gasol también prácticamente desde sus inicios, hasta que en 2012 rompieron precisamente por el asunto que ahora los lleva a los tribunales. 

En la querella, a la que Crónica ha tenido acceso en exclusiva, se acusa a Ortega, a Rodríguez y a los empresarios Raúl Esteban Herranz y José Manuel Castillo López de "delitos de apropiación indebida en modalidad societaria, administración fraudulenta, imposición de acuerdos abusivos, impedimento del ejercicio de derechos sociales y cuantos otros pudieran derivarse de la instrucción".

Los Gasol y Garbajosa, según recoge el escrito, aseguran que Arturo Ortega y Enrique Rodríguez les ofrecieron en 2009 participar en un proyecto empresarial aparentemente de poco riesgo: "Encabezado, según les informaron, por otras dos personas, de supuesta profesionalidad, seriedad y solvencia empresarial, don José Manuel Castillo López y don Raúl Esteban Herranz", se lee en la querella. Se les animaba a que invirtieran, asociados con estos empresarios y con los propios Ortega y Rodríguez, en el sector inmobiliario en la provincia de Guadalajara en principio, aunque más tarde la empresa amplió también sus miras a la explotación de la energía eólica en Rumanía. 

Los baloncestistas, siempre según la querella, dijeron que sí y avalaron con su firma los préstamos millonarios necesarios para emprender estos negocios. "Se trataba de que la solvencia económica y excelente imagen de estos tres deportistas de élite, que tantos logros han conseguido en sus equipos y en la selección española de baloncesto, fueran la llave para la obtención de préstamos millonarios de diferentes entidades financieras (Banco Pastor -hoy Popular- y Banco Espirito Santo, en el caso que nos ocupa) así como para obtener de ellos relevantes desplazamientos patrimoniales con los que financiar la compañía", se lee en la página 7 de las 104 de que consta el escrito acusador. El documento legal recoge la petición de tres créditos por un valor total de 10 millones de euros. Un primer préstamo de tres millones concedido por el banco Espirito Santo en 2009 y otras dos pólizas suscritas a finales de 2010 de nuevo con el Espirito Santo (dos millones de euros) y con el Banco Pastor, filial del Popular (cinco millones). 

Se da la circunstancia de que Pau Gasol es imagen del Banco Popular -desde febrero de 2007, casi cuatro años antes de la concesión del préstamo-, entidad a la que el pívot publicita con mensajes como "Siente el efecto Gasol. Cada vez más gente hace crecer sus ahorros con un tipo muy alto" o "Ahorro a tu medida. Cuando te transmiten confianza, tú ganas tranquilidad". Pau Gasol renovó por dos años su contrato publicitario con el Banco Popular en junio de 2013.

"Para su obtención [de los préstamos], los querellados necesitaban la concurrencia de mis representados al efecto de que avalasen las operaciones, pues en realidad, sin sus avales, las operaciones no habrían sido autorizadas", insiste la querella en el papel crucial que jugaron las tres estrellas del baloncesto para que se aprobaran unos créditos que las entidades ahora reclaman que se devuelvan. "El motivo de la solicitud de aquellos préstamos, según informaron los querellados a mis representados, era la urgente necesidad de fondos de la sociedad para desarrollar sus ambiciosos proyectos en Rumanía. Lo que no conocían entonces mis representados y han comenzado a vislumbrar años después es que aquellos importes irían a parar directamente a incrementar el patrimonio de los hoy querellados a través de diferentes operaciones fraudulentas...". 

-Yo no me he llevado absolutamente nada y creo que los socios son perfectamente conscientes de ello -responde Arturo Ortega, el único de los querellados que contesta la llamada de Crónica [Enrique Rodríguez no ha podido ser localizado por este suplemento]-. No sólo no me he enriquecido sino que he aportado dinero a la sociedad y he sufrido perjuicio igual que ellos -añade.

El montante total de lo supuestamente "distraído", según mantiene la querella, está por encima de los 14 millones: "... A fecha de hoy parece que la sociedad carece de cualquier activo y cuenta con deudas superiores a 14.150.000 euros con diferentes entidades financieras, las cuales han resultado directamente avaladas por mis representadas", dice el escrito presentado ante la Justicia por el procurador de los baloncestistas.

-La empresa tiene una serie de activos que, cuando se realicen, serán devueltos a los socios -asegura Ortega, quien no detalla cuáles son esos activos.

Los momentos más dulces

La fotografía de portada de este suplemento, tomada el 4 de octubre de 2001 tras el fichaje de Pau por los Memphis Grizzlies, recoge uno de los momentos más dulces de la relación de Arturo Ortega y Pau Gasol. El pívot catalán (Barcelona, 6 de julio, 1980) tenía 21 años, acababa de ser elegido en el puesto tres del draft y hacía historia al convertirse en el segundo español que llegaba a la NBA (tras Fernando Martín) y en el jugador no formado en EEUU elegido en el número más alto del draft en aquel momento. Y ahí está, más de medio metro por debajo de los 2,13 de Gasol, sonriendo como nunca, el artífice del hito: Arturo Ortega. Una imagen en las antípodas del trato que tienen ahora. 

Ortega, de 54 años hoy, había debutado en el mundo de baloncesto con 24 años como entrenador en el Magia de Huesca, pero fracasó con este equipo y el siguiente -el Caja de Ronda, hoy Unicaja de Málaga- y con 28 años arrojó la toalla para encaminar sus pasos a un terreno que entonces estaba sin explorar: el de los agentes de jugadores. Dio su primer campanazo trayendo a Sabonis a España y colocándolo luego en la NBA, y el pelotazo definitivo cuando en los 90 metió en su cartera al llamado a ser el mejor baloncestista español de todos los tiempos: Pau Gasol. Jorge Garbajosa y Marc Gasol, entre otros muchos, también le confiarían la gestión de sus carreras. "Es difícil creer que alguien como yo, que no ha tenido ningún problema en 25 años de carrera como representante, cree una trama delictiva para engañar a tres de mis mejores clientes y lo haga en una sociedad donde está todo mi patrimonio", se defiende Ortega.

En la imagen, Enrique Rodríguez no posa con Ortega y Gasol pero no debía de andar muy lejos. Cuando Pau dio el salto a la NBA y su agenda se desbordó, Ortega presentó a Gasol a Rodríguez como la persona que podría ocuparse del marketing. Se fraguó entre los tres una estrecha relación que trascendió el ámbito profesional. Los representantes incluso pasaban alguna Nochevieja con Gasol en EEUU y no era raro que el pívot veraneara en la finca de Enrique Rodríguez en Ibiza. Esta sintonía y confianza es subrayada repetidamente en la querella como el motivo por el que los deportistas se embarcaron en la empresa: «...D. Pau y D. Marc Gasol y D. Jorge Garbajosa (socios únicos de las mercantiles FUTUR 16, S.L., BIG RED TUNA, S.L. Y GARBA JOR S.L.) habían sido desde su adolescencia representados en su carrera deportiva por D. Arturo Ortega Sureda (LORACHE GESTIÓN, S.L) y D. Enrique Rodríguez Martín (PRIME ONE, S.L.) mantenían con ellos una relación de absoluta confianza que, como sucede en estos casos, en los que la relación se inicia en la adolescencia de los deportistas, iba mucho más allá de una relación deportiva profesional. Bien podríamos decir que se trataba de una relación familiar. Los citados sres., prevaliéndose de la ascendencia que mantenían sobre mis representados, les ofrecieron participar en un proyecto...»

En diciembre de 2009, EL MUNDO nombraba Hombre del año a Pau Gasol, quien entonces ya jugaba en Los Lakers, y el pívot le concedía a Luis Fernando López la entrevista en la que pronunciaba la frase con la que arranca este reportaje: "...Las inversiones, mover el dinero adecuadamente, me ocupa bastante tiempo, pues podría haber pérdidas, operaciones en falso...".

Seis meses antes, el 25 de junio de 2009, Gasol, a través de su empresa Futur 16 S.L, se había hecho con el 9,01% del capital social del Grupo Giatico. Jorge Garbajosa suscribía el mismo porcentaje (9,01%) mientras que Marc Gasol se sumaba con un 6,01%. El resto de las acciones quedaron en manos de los cuatro miembros del consejo de Administración, -los cuatro querellados: José Manuel Castillo López (28,48%), Raúl Esteban Herranz (28,48%), Arturo Ortega Surede (4,99%), Enrique Rodríguez Martín (4,99%)- y de la empresa Diles Investment (9,01%). 

Aseguran los tres deportistas que, desde su entrada en la sociedad, la información que recibieron sobre la actividad de Giatico «fue prácticamente inexistente". ["Eso es falso, todos conocían los proyectos", dice Ortega]. Que la compañía sólo dio parte de sus cuentas anuales en 2009, su año inaugural. Que se desoyeron sus requerimientos para que se les informara del estado económico de la sociedad. Y que ni siquiera se atendió al auditor que el Registro Mercantil designó a petición de los Gasol y de Garbajosa. 

Lo que en realidad estaba pasando, sostiene el escrito admitido por el juzgado número 49 de Plaza de Castilla, es que los cuatro querellados habrían estado "despatrimonializando" la compañía en beneficio propio. El documento sigue el rastro, por ejemplo, de los dos préstamos por valor de siete millones de euros solicitados a finales de 2010. Poco después de su concesión, sostiene el escrito, Giatico habría pagado cinco millones de euros a las empresas de José Manuel Castillo y Raúl Esteban (Sylmont e Inmogestion) por el derecho a opción de compra del 60% de las participaciones que los citados empresarios tenían "en cinco sociedades limitadas domiciliadas en Guadalara". "Los querellados distrajeron ilícitamente los 5.000.000 de euros a través de aquel contrato fraudulento, pues las sociedades objeto de aquel contrato, carecían entonces y carecen hoy, de cualquier valor", se acusa. José Manuel Castillo, además, aseguran los denunciantes, habría emitido y cobrado «una factura por importe de 1.160.000 euros en concepto de comisión por la operación».

"En resumidas cuentas, de los 7.000.000 euros recibidos en concepto de financiación, supuestamente necesarios para acometer las inversiones necesarias en los importantísimos proyectos de Rumanía, 6.160.000 fueron a parar, en el mismo instante en que entraron en la sociedad, a los propios querellados...", recoge el escrito, que describe otro par de operaciones similares por cuantías menores.

Ortega responde

-No sé si se ha cometido o no un delito, eso es la Justicia quien tiene que determinarlo, pero creo que los abogados de los querellantes me han incluido en la querella de manera injustificada. Entiendo que la única razón para que sea uno de los querellados es que soy uno de los cuatro administradores de la sociedad, pero los socios saben perfectamente que yo no llevaba la administración, que eran otros y que no me he beneficiado de nada -responde Ortega, de quien Gasol se divorció profesionalmente en junio de 2012, aunque la primera fricción entre la familia Gasol y Ortega se produjo mucho antes. 

En noviembre de 2009, la madre de los Gasol, María Luisa Sáez, sorprendía con unas declaraciones en La Gaceta en las que tildaba a los representantes de "sanguijuelas". "No paran de chuparle la sangre a mi hijo", decía. "No paran de pedirle dinero y cada vez más. Empezaron llevándose un 15% de sus derechos, luego un 18 y ahora quieren un 20", aseguraba sobre los porcentajes que se llevaban de Pau Gasol, al que se le calculan unos ingresos de 160 millones de euros a lo largo de su carrera. Al día siguiente, el propio Pau salía al paso de la polémica con un tajante comunicado: "Enrique Rodríguez (Meta Image) y Arturo Ortega (Interperfomances) son mis amigos y mis representantes. Son personas que gozan de toda mi confianza personal y profesional, gracias a ellos he crecido fuera de la cancha. Son parte importante de mi reducido círculo de colaboradores y espero seguir contando con ellos mucho tiempo". 

Un lustro después, Pau Gasol, 34 años, flamante fichaje de los Chicago Bulls, se dirige a sus antiguos «amigos» en un escrito mucho menos amable: 104 páginas repletas de acusaciones.

3 de octubre de 2014

Las cinco estafas inmobiliarias que más se producen en España

Las estafas inmobiliarias atrapan cada año a decenas de españoles y se reinventan con la crisis y las nuevas tecnologías. Desde una supuesta princesa extranjera que busca casa en España hasta un propietario que nos envía las llaves por mensajería...

 

Un estudio llevado a cabo por el metabuscador inmobiliario Nuroa.es recopila los cinco timos más habituales en el sector:

1. Rip Deal
Los estafadores rastrean anuncios de ventas de inmuebles y contactan con particulares o con agencias presentándose como inversores internacionales y simulando una gran solvencia económica. Para ello, piden citarse en lugares como hoteles de lujo. Durante estas citas, alegan que sólo pueden realizar el pago en billetes de 500 euros y proponen al vendedor que les cambie este dinero por billetes más pequeños, ofreciéndole un comisión que puede llegar al 20%. Si accede, el intercambio se realiza en un lugar público y concurrido, de modo que el afectado no pueda comprobar concienzudamente la autenticidad de los billetes, que suelen ser falsos.

2. La Princesa de Burkina Faso
Una supuesta princesa de Burkina Faso, exiliada en Holanda, contacta por e-mail con particulares o agencias inmobiliarias interesándose por una casa para pasar sus vacaciones en España. Se ofrece a comprar un inmueble (sin verlo personalmente ni discutir el precio) y dice que pagará con una transferencia, pero se pide al vendedor que pague las tasas e impuestos por adelantado. Dinero que ya nunca más recuperará.

3. Ocupas con ánimo de lucro
Esta estafa consiste en ocupar ilegalmente casas para luego alquilarlas a un tercero y se suele dar en barrios pobres del extrarradio de las grandes ciudades como Barcelona o Madrid. Los estafadores ocupan casas o pisos que han sido embargados por el banco y, a través de locutorios o centros sociales, las alquilan a inmigrantes con contratos de alquiler falsos.

4. Pago por adelantado
Una persona se pone en contacto con el arrendador de una vivienda y accede a alquilarla. Dice hacerlo en nombre de un familiar y tener prisa para cerrar el trato. Por ello, accede a realizar una transferencia y, con la excusa de que la operación tarda varios días en reflejarse en la cuenta, envía un justificante bancario. Sin embargo, la cantidad es superior a la pactada y, cuando se le comenta, pide que se le devuelva la diferencia a través de una empresa de transferencia de dinero. Ésta es la cantidad que el propietario pierde, ya que el justificante bancario era falso y nunca existió ninguna transferencia inicial.

5. Entrega de llaves por mensajero
Ésta estafa afecta a personas interesadas en alquilar una vivienda. Se trata de anuncios gancho (con precios muy por debajo de los habituales) que supuestamente pertenecen a un arrendador que tiene mucha prisa por alquilar, ya que ha tenido que irse precipitadamente al extranjero. Por eso, se ofrece a enviar las llaves y el contrato a través de conocidas empresas de mensajería, mientras pide al estafado que le ingrese el importe del alquiler (alrededor de 600 euros). Cuando efectúa el ingreso y recibe las llaves, éstas no suelen abrir la vivienda que habían alquilado.

28 de septiembre de 2014

La rueda portuguesa estafó más de 5 millones de euros

Ya lo dice el refrán, cada dia que amanece, el número de tontos crece.  Las estafas piramidales son propias de paises bananeros, se juega con la ignorancia y la avaricia de la gente.

Por primera vez víctimas de una de las mayores estafas piramidales de Galicia rompen su silencio y explican a la SER cómo les engañaron. Al menos 500 gallegos fueron estafados por una red que les prometía multiplicar por ocho los 10.000 euros que como mínimo había que aportar para entrar en la rueda. La estafa piramidal no se pudo investigar por "la vergüenza de las víctimas", que no formalizaron denuncias por no quedar públicamente "como ingenuos o tontos"




La organización, entre los que había "importantes empresarios de la construcción de Lugo", según fuentes judiciales, captó en 2010 a centenares de personas que entregaban el dinero en Viana Do Castello, Portugal.

Varios restaurantes y casas de turismo rural, "casi siempre las mismas", eran los lugares donde se "escenificaba" el "negocio del siglo". La mayoría de los estafados procede de Lugo pero también hay muchos casos de Pontevedra, Orense y A Coruña. La Cadena SER ha podido contactar con varios afectados por la rueda portuguesa que han ayudado a reconstruir su funcionamiento.

 "Ofrecían la posibilidad de, poniendo 10.000 euros, recuperar 80.000. Mi jefe me vendió la idea, puse el dinero y todavía, más de cuatro años después, sigo esperando", narra un afectado.

"Algunos pidieron hasta créditos; parecía el negocio del siglo", asegura a la Cadena SER otra de las víctimas de la rueda portuguesa que, como la gran mayoría, acabaron estafados sin ni siquiera recuperar un euro. Este joven, con varios hijos, cuenta por primera vez su historia a punto de que se cumplan cinco años y de que el delito prescriba. El juego consistía en conseguir nuevos inversores con la supuesta garantía de que los que habían aportado antes el dinero llegarían al núcleo de la rueda y cobrarían. La esperanza era que por 10.000 euros que había que poner inicialmente una vez llegabas al centro de la rueda obtenías 80.000. Eso sí, no valía sólo con poner el dinero, había que traer al menos otros dos inversores y así infinitamente seguiría la cadena. Cadena que se rompió y centenares de afectados vieron cómo se esfumó su dinero.



La lógica matemática hacía ver que la rueda tarde o temprano quebraría, que los que entrarían los últimos no cobrarían, pero las víctimas iban cayendo porque al inicio "varias decenas de inversores sí que cobraron e hicieron ostentación de ello pues de eso se trataba: eran el cebo para que fueran picando los siguientes", explica a la Ser una fuente judicial que intentó investigar la estafa pero que no puedo continuar porque varios de los estafados contactados "se echaron para atrás, no querían que sus nombres figuraran en ninguna parte, porque decían que era vergonzoso quedar públicamente como unos tontos a los que habían robado 10.000 euros de esta manera aparentemente tan inocente", afirma esta fuente. La misma fuente ya había investigado antes otras estafas piramidales en Galicia, como la de Clemente Carnero del Teso, ex empleado de la empresa Renta 4 de Lugo, en teoría corredor de bolsa y que está acusado de estafar más de dos millones de euros a inversores de Lugo y Coruña. Esta investigación, en la que al parecer se movían cantidades mucho mayores (como mínimo 60.000 euros por inversor), continúa abierta y está en manos de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de Coruña.

Los amigos y conocidos eran los ganchos

La rueda portuguesa captaba a las víctimas en bares, restaurantes y conocidos locales de ocio nocturno de Lugo, donde siempre aparecía alguno de los ganchos, que sí había cobrado. Para acabar con la lógica desconfianza inicial, algunos de los "inversores" eran invitados a ver el dinero o a acudir a alguna de las reuniones donde se repartían el dinero "en teoría una vez a la semana en Portugal", según esta fuente judicial.
Uno de los estafados que ha contado su historia a la SER asegura que "todo era un teatro, te llevaban a buenos restaurantes, había gente de todo tipo, entre ellos empresarios potentes, y veías las máquinas de contar dinero sin parar, al final, así que si encima quien te capta es un amigo o alguien de tu confianza, acababas entrando".
 
Los grandes empresarios buscaban intermediarios

No obstante, el experto investigador judicial asegura que los grandes empresarios nunca acudieron a las reuniones, que siempre usaban a un tercero que les llevaba el dinero. Lo que sí confirma esta fuente es que la red primero acudió a captar a grandes empresarios. "Así se garantiza una inyección fluida de dinero para empezar a pagar y hacer correr la rueda, que se viera por todo Lugo que había gente que estaba ganando dinero rápido y fácil. Pero claro, sólo unos pocos cobraron", afirma.

La rueda portuguesa "se durmió como a finales de 2010, como todas tarde o temprano, y los cabecillas salieron huyendo", así que según una fuente policial "los empresarios y la gente más de a pie antepuso su imagen al dinero, nadie dijo públicamente que le habían engañado por no quedar como pardillos", insiste este otro investigador. Las víctimas lo corroboran.

Todas las fuentes insisten es en señalar que el derrumbe del sector de la construcción, ya en plena crisis económica, animó a muchos a buscar en la rueda portuguesa un supuesto "salvavidas" para recuperarse en ese contexto de dificultades.

La mayoría de las víctimas, en pequeñas poblaciones

Becerreá, Sarria y Lugo capital fueron las zonas donde más víctimas cayeron en las redes de la rueda portuguesa, y especialmente en estas poblaciones más pequeñas los perfiles de los estafados eran muy variados. "Había gente normal, también agricultores y gente humilde que invirtió sus ahorros. Yo conozco mucha gente de Gastroverde, por Consagrada, por Becerreá que pidió créditos para meterse en la rueda, de Sarria también mucha. Yo perdí 10.000 y siento que los tiré por la ventana", asegura otra víctima de la rueda. Una distribución geográfica de los estafados a la que se añaden zonas como Castro o Vilalba. En las pesquisas policiales que finalmente no desembocaron en investigación judicial alguna sí que se pudo constatar como a medida que la rueda iba avanzando iba siendo ofrecida a todo tipo de gente "desde albañiles, peluqueras, funcionarios... Empezaron por los empresarios para crecer rápido pero intentaron estafar a todo el mundo", sostiene. "Más tarde permitían que la gente pusiera menos dinero, unos 5.000 euros, así el perfil de la gente a estafar era mayor", describe esta fuente que lamenta que nadie diera el paso de denunciar: "Sin denuncia no hay investigación. Además el delito se cometía en suelo de Portugal. Fue una pena no poder destapar a los cabecillas".

21 de septiembre de 2014

Detenidos dos mediadores de seguros por presunta estafa a unas 500 personas durante diez años

Agentes de la Policía Nacional, con la colaboración de la Policía Local de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz), han detenido en esta localidad a dos mediadores de seguros —el corredor de seguros y una empleada— por presunta estafa a más de 500 personas durante diez años. 

Según informa en una nota, los arrestados cobraban en metálico las pólizas de seguros de automóviles, que daban de alta y de baja en el mismo día, por lo que los vehículos quedaban sin cobertura. 

La investigación se inicio a raíz del descubrimiento de que varios vehículos implicados en accidentes de tráfico o sancionados por infracciones a la Ley de Seguridad Vial carecían de pólizas de seguro en vigor. Sin embargo, los propietarios de los vehículos implicados en los accidentes desconocían la situación de ausencia de cobertura legal y aseguraban haber contratado una póliza a través de un conocido mediador de seguros de Sanlúcar de Barrameda. 

Así las cosas, cuando los afectados por la presunta estafa se ponían en contacto con el mediador, éste, para intentar no levantar sospechas, argumentaba que se había tratado de un "error de gestión" de la póliza. También aseguraba que en contraprestación por los perjuicios ocasionados se haría cargo de la tramitación de los recursos de multas, así como de la formalización de una nueva póliza sin coste añadido. 



Los investigadores descubrieron que para la tramitación de algunas de las nuevas pólizas, el mediador habría utilizado datos de filiación procedentes de la cartera de clientes, sin conocimiento de éstos, como tomadores del seguro. Se trataba de conductores con bonus de no siniestralidad o de antigüedad, para tratar de aminorar el coste del seguro al que tenía que hacer frente económicamente a consecuencia de los accidentes. 

Los investigadores han arrestado al corredor de seguros, así como a una empleada, como presuntos responsables de delitos de delitos continuados de estafa y falsificación documental. Los presuntos autores también trataban modalidades de seguros como pólizas del hogar o seguros de vida. En el registro del establecimiento comercial y un domicilio se ha incautado diverso material informático y numerosa documentación que apunta a la existencia de un elevado número de perjudicados, que a tenor de la amplia cartera de clientes durante diez años, se estima en torno a 500 personas.

La lavadora del dinero negro

Un hombre entra en un casino, cambia 600 euros en fichas, pide una copa y se sienta en la ruleta. Coloca 300 euros en el rojo y otros 300 en el negro. No va más. Sin embargo, a menos que salga el 0 —una remota posibilidad entre 37—, ni ganará ni perderá nada. Es una apuesta sin riesgo. Está blanqueando sus 600 euros. Ahora imaginen a un ruso de 27 años sentado en una habitación de San Petersburgo y controlando desde su portátil una red de ordenadores troyanizados con cuentas en distintos casinos online y casas de apuestas. Ambos están jugando a lo mismo, pero el segundo a escala global, de forma automatizada y multiplicando exponencialmente por todos los usuarios que ha hackeado el límite de las apuestas y la suma blanqueable.
Así es como operaba una de las últimas organizaciones de este tipo que desmanteló el año pasado la Policía Nacional en la operación Ransom. Un grupo del Este que trabajaba en 30 países y que blanqueaba un millón de euros al año mediante el juego online y otras pasarelas de pago. Se trata de una forma de lavado de dinero negro en auge, que ya han investigado la Policía Nacional y la Guardia Civil (que en 2012 remitió un informe a la Fiscalía Anticorrupción), y que preocupa a todos los países. El Congreso de EE UU recibió hace un año la confirmación del FBI de que determinados casinos online podían estar sirviendo al crimen organizando y los servicios de seguridad británicos han alertado de la utilización de este método por parte de organizaciones terroristas. Sin embargo, por su difícil rastreo, no hay cifras que lo cuantifiquen.



El juego online puede utilizarse para blanquear dos tipos de capitales: dinero procedente de la ciberdelincuencia (que suele estar en alguna cuenta bancaria, normalmente robada o en criptomonedas como el bitcoin, obtenidas en negocios ilegales en portales de la deep web) y dinero negro tradicional que se posee en efectivo o en cuentas bancarias de paraísos fiscales. Para no dejar rastro, la clave en ambos casos consiste enhackear cuentas de jugadores registrados y mover el dinero en las apuestas suplantando su identidad.
El método más sencillo es el póker de uno contra uno: basta con controlar a los dos jugadores hackeando perfiles de usuarios legales para que el dinero que se pierde por un lado salga por el otro en forma de premio blanqueado (ver gráfico). Pero también se puede hacer jugando a la ruleta (poniendo la misma suma al rojo y al negro) o en las apuestas deportivas (apostando por dos contrincantes de un mismo enfrentamiento, incluso desde portales distintos para no levantar sospechas), como señala el informe que los expertos en delitos informáticos Félix Breza y Yaiza Rubio remitieron a la Guardia Civil hace un año.

Los juegos más utilizados para el blanqueo son el póker, la ruleta y las apuestas deportivas
Los inspectores de Hacienda se quejan de la falta de medios y de la dificultad de controlar este y otros nuevos tipos de lavado de dinero asociados a Internet. José María Peláez, antiguo presidente de Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE) y experto en blanqueo lo explica así: “A los pocos medios que tenemos, hay que añadirle las dificultades de identificar a los jugadores debido a robos de carnés de identidad o tarjetas de crédito… Pasarán muchos años antes de encontrar técnicas efectivas para evitarlo, y más mientras existan paraísos fiscales. Con solo una llamada, un agente de ese banco viene a buscar el dinero, te da un recibo y en dos minutos lo tienes ahí. Si hay juego online, siempre habrá riesgo, es casi imposible evitarlo”.
En noviembre de 2013 había en el mundo 2.734 webs de juegos onlinepropiedad de 867 empresas que operan en 104 jurisdicciones internacionales (la mayoría en paraísos fiscales). Cada país tiene una regulación distinta sobre las normas de identificación de los jugadores y las formas de pago de los usuarios (aquí son todas las que acepta el Banco de España, incluyendo Ukash). España se propuso regularizar el mercado en 2011 con una ley (13/2011) bajo la que se han concedido 62 licencias de juego online y se endurecdido el control. “Las medidas prevención que aplicamos en España son ahora muy garantistas con el sistema de identificación de los usuarios”, señala el portavoz de laAsociación de Española de Juego Digital, Miguel Ferrer. Es difícil que se pueda cometer blanqueo a gran escala”.

La Policía Nacional desmanteló hace un año a una red de criminales que blanqueaba un millón de euros al año con estos métodos
Pero el principal problema son los casinos y plataformas de juego digitalilegales (alrededor de 25.000, la mayoría en la deep web, según McAfee) o aquellos que simplemente operan fuera de nuestras fronteras bajo dominios.com. En ese tipo de webs, como anonibet.com, donde un español puede jugar con solo utilizar un proxy (programa que cambie la IP de su ordenador y su geolocalización), el anonimato puede llegar a ser casi total. En parte por ello, el 40% de los jugadores españoles lo hace en esas empresas de juego, señalan desde la Asociación de Española de Juego Digital.
Algunos países, como España, limitan a cantidades relativamente pequeñas el dinero que puede apostar cada jugador (600 euros al día, 1.500 a la semana y 3.000 al mes). Por eso, estas mafias organizadas acostumbran a utilizar de forma automatizada los ordenadores (botnets) comprometidos, de modo que decenas de cuentas hackeadas jueguen contra otras por donde saldrá el dinero lavado. Hay grupos organizados que pueden tener más de 100.000 ordenadores intervenidos, zombis los llaman. Esa fragmentación de capitales que se consigue se conoce comosmurfing (de pitufo en inglés). “Mucha gente se ha quejado de que les habían bloqueado la cuenta y era porque alguien había estado jugando con su usuario sin que lo supiera. El casino tiene la obligación de cumplir con la prevención de blanqueo de capitales y hace monitorizaciones que, en función de una serie de umbrales y comportamientos anómalos, les alerta. Pero aplicando el smurfing no lo detectan”, señala Álvaro del Hoyo, experto en seguridad informática de la empresa s21sec.

En España, el principal problema son las webs de juego que operan sin licencia en dominios .com
Sobre todo en las webs que se rigen por normas distintas de las de España. Porque el problema es que en muchas de ellas el dinero se puede introducir y sacar mediante distintas y difícilmente rastreables formas de pago, algo fundamental para el blanqueo. Algunas incluso aceptan tarjetas prepago o de débito anónimas que funcionan en cajeros automáticos luego para retirar el dinero.
Pero el método más utilizado internacionalmente para esta práctica fraudulenta —en España ninguna empresa con licencia lo permite, pero supone el 8% de las apuestas internacionales— es el bitcoin. Una criptomoneda que por su alto grado de anonimato y de indefinición legal en la mayoría de países se presta perfectamente al blanqueo de capitales, como explican en Abanlex, un despcho de abogados especializado en la materia.
Lejos del glamur y los tapetes de terciopelo de los casinos reales, el perfil del cerebro de una organización de blanqueo online que opere en Europa y EE UU suele ser el de un joven nacido en algún país del este (especialmente Rusia o Ucrania, debido al alto nivel de sus universidades de informática). Este se une luego a alguien con una red de ordenadores comprometida y a un tercero que fabrica el troyano. Como en el caso de la operación Ransom, se crea luego una célula financiera que gestiona el blanqueo, que en este caso concreto estaba en la Costa del Sol. Todo ello puede contratarse en foros underground y de la deep web, como explica el experto en seguridad Javier Barrios . Y por supuesto, a ninguno de ellos le interesa lo más mínimo el juego.
Las formas de pago y de identificación varían en función de las medidas de control de cada web. Y los tipos de apuesta se van transformando y evolucionando. Pero más allá de los sistemas utilizados, todas las operaciones comparten un mismo patrón de juego en el que ganar no siempre es el mejor premio.

Nuevas formas de blanqueo

El siglo XXI y las nuevas tecnologías han realizado también su particular aportación al blanqueo de capitales. A los sistemas tradicionales como la compra de inmuebles, los premios de la lotería o los negocios fantasma (como las famosas lavanderías de la Ley Seca) se suman ahora otras técnicas. Pero el límite son es el ingenio de cada blanqueador.
Tarjetas regalo y prepago. Muy utilizado por el narcotráfico mexicano. Pueden comprarse en tiendas y utilizarse para el pago en muchas webs. Incluso para transformarse en dinero mediante el juego online.
Tarjetas de llamadas internacionales. Se pueden comprar en cualquier supermercado sin ningún justificante y se utilizan para llamar a líneas con servicios de pago ficticio propiedad de los mismos que han comprado las tarjetas.[APARTADO]
Juegos de rol como ‘Second Life’ o ‘World of Warcraft’. La compraventa de bienes virtuales (armas, venenos) para este tipo de juegos puede hacerse con criptomonedas que se compran y puede reconvertirse otra vez en dinero real por medio de una tarjeta de crédito o una cuenta de pay pal. Muchos informes alertan de esta práctica en ambas plataformas.
Tiendas online fantasma. La empresa s21sec ha encontrado en varias ocasiones negocios en Internet montados por las propias organizaciones de blanqueo donde no se vendía nada o se vendían intangibles como música compuesta por uno de los miembros de la banda para blanquear capitales. “Pillaron a un tío de una mafia que componía temas de techno, los colgaba en una página y se los compraban ellos mismos. Pero funciona con muchos contenidos digitales”, explican.
Transacciones ficticias. Se roban datos personales de la red y se simula que la víctima ha comprado en un negocio fantasma emitiendo facturas falsas a su nombre.

19 de septiembre de 2014

Las estafas piramidales captan a sus víctimas a través de Internet

La Comisión Nacional de Valores (CNV) advierte en los últimos tiempos sobre estafas piramidales que ofrecen inversiones con altos rendimientos a corto plazo y que captan a sus víctimas a través de las redes sociales u otros lugares de Internet. Entre los negocios explotados está el de compraventa de oro.
108999854 300x200 Las estafas piramidales captan a sus víctimas a través de Internet
En nuestro país las estafas piramidales suelen efectuar los primeros contactos con los interesados a través de Internet, según explica el titular de la Comisión Nacional de Valores, Fernando Escobar. Se ofrecen así inversiones en negocios que proceden del extranjero, desde el mercado de divisas (forex), commodities (como la compraventa de oro) o negocios relacionados con el sector de la tecnología.
Estas estafas duran bastante tiempo porque se producen a nivel mundial, lo que provoca que el sistema tarde en desmoronarse y cientos de víctimas sigan confiando en sus estafadores. El CNV te aconseja que si eres inversor tomes todas las precauciones posibles y hagas un estudio de todos los negocios que se ofrecen en la red y que prometen altos rendimientos. También debes abstenerte de concretar operaciones con personas o entidades o empresas que no se encuentren reguladas o supervisadas por una entidad gubernamental. De esta forma eliminas el riesgo de estafa que puede derivar de una empresa fraudulenta.
Las estafas piramidales captan a sus víctimas ofreciéndoles un negocio con altos rendimientos solo con una pequeña inversión. Según ellos, este dinero dará beneficios cuantiosos a largo plazo, aunque las ganancias se realizan solamente captando a más estafados. De esta forma se paga a los afiliados a través de cuotas de otros afiliados, hasta que el sistema cae por su propio peso y todos los involucrados pierden su aportación.
Con las nuevas tecnologías los estafadores que utilizan el método piramidal han visto una ventana abierta a captar víctimas de forma más fácil. Crean impactantes reclamos con los que llaman la atención de inversores que, de no tener cuidado, pueden llegar a perder importantes sumas de dinero. Sospecha de esto si te ofrecen unos beneficios demasiado altos en muy poco tiempo a cambio de una inversión relativamente baja para iniciar un negocio. Además, debes informarte a conciencia de qué empresa o persona está ofreciendo esa rentabilidad y consultar todos los ficheros que puedas hasta determinar que es legal. Si ya has sido víctima de esta estafa, lo mejor es que denuncies cuanto antes para que se puedan iniciar las investigaciones cuanto antes.

18 de septiembre de 2014

El timo de las 67000 revistas falsas

Hay que felicitar a la Policia ... ya era hora despues de tantos años actuando impunemente, pero mas vale tarde que nunca, aunque este delincuente llamada Antonio Pascual Fernández Muñozya está en la calle, haciendo nuevas estafas.

La Policía Nacional ha detenido en Elche, Madrid y Barcelona a 52 personas acusadas de estafar unos 15 millones de euros a más de 150.000 víctimas, entre autónomos y pymes, en toda España a quienes ofrecían anunciarse en revistas de temática policial que en realidad carecían de distribución pública ni en centros oficiales.

Imagen sacada de su página web teleges.com ... fíjate como se rie el indivíduo


Máquinas de impresión halladas en una nave de Elche (Alicante)


Los arrestados se hacían pasar por miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para engañar a sus víctimas, principalmente trabajadores o responsables de pequeñas y medianas empresas a los que ofrecían insertar anuncios publicitarios en diferentes revistas por un coste usualmente inferior a los 400 euros, informó hoy la Policía Nacional.

Las publicaciones, tanto impresas como online, eran creadas por la propia trama e incluían contenidos de baja calidad, poco elaborados o copiados de fuentes oficiales relacionados con la temática policial. Incluso llegaron a publicar entrevistas y "homenajes" a funcionarios policiales, que desconocían sus prácticas fraudulentas, para generar mayor credibilidad.

Para promocionarse, contaban con más de 31 páginas web y más de 100 números de teléfono de información, lo que dificultaba y ocultaba en gran medida el seguimiento de su actividad criminal, al contar con la posibilidad de ser dadas de alta y baja de forma rápida y anónima. La organización disponía de un complejo entramado compuesto por más de 60 empresas que daban soporte a la organización criminal y servían para ocultar su actividad real y blanquear los beneficios mediante la falsificación de facturas y de documentación pública.


Denuncias en foros

La investigación comenzó hace dos años a raíz de las denuncias de afectados por la estafa y las publicaciones de particulares en foros, blogs y páginas web y permitió reunir y analizar miles de datos sobre los integrantes de la organización, así como su entramado societario y cuentas bancarias cuya actividad se había desarrollado durante los últimos catorce años. Los presuntos estafadores utilizaban técnicas autoritarias e incluso coercitivas de telemarketing para la captación masiva de clientes, los únicos a quienes la organización enviaba realmente los ejemplares, haciéndoles creer así que la distribución era real.

Los teleoperadores eran especialmente aleccionados por el cabecilla de la trama, quien llegó a utilizar como testaferros y responsables de sus empresas a personas de avanzada edad o en precaria situación personal y económica y controlaba todos los movimientos de las empresas del entramado, así como a sus trabajadores tanto a nivel profesional como personal. 

De los 52 detenidos en la operación, desarrollada por agentes de la Unidad de Investigación Tecnológica de la Comisaría General de Policía Judicial con la colabroación de otras unidades, hay tres abogados que presuntamente asesoraban al líder de la banda en temas de blanqueo de capitales y trabajadores del entramado.

Además se han registrado ocho domicilios en Elche y se han incautado cerca de 46.000 euros en efectivo, 7 servidores (uno de los cuales se encontraba oculto en el falso techo de una de las empresas registradas), 31 discos duros, 3 coches y 1 motocicleta y varios dispositivos informáticos. Asimismo se han bloqueado los bienes inmuebles y cuentas bancarias de 32 personas físicas y jurídicas.

El presunto cabecilla de la red es un hiperactivo empresario valenciano, Antonio Pascual Fernández Muñoz, encarcelado el pasado junio y hoy en libertad condicional, a quien el juez le imputa los delitos de estafa, pertenencia a organización criminal y blanqueo de capitales. Según las fuentes de la investigación, el supuesto cerebro de la red manejaba además de la firma Centro de Marketing Teleges, de marketing telefónico, una imprenta y sociedades inmobiliarias, que servían presuntamente para camuflar la estafa a gran escala.
El dinero negro corría de sociedad en sociedad gracias a una trama de facturas falsas. Y servía también para premiar los éxitos comerciales de su agresiva red de teleoperadores que vendía la publicidad. La policía describe al principal detenido como un experto en técnicas de motivación. Organizaba fiestas y concursos para sus trabajadores. No tenía problemas en distinguir al empleado del mes si alguno lograba subir la facturación. Todos habían pasado un exigente proceso de selección. Y al entrar en la prensa eran adiestrados para vender.
Disponían de más de 100 líneas de teléfono para convencer a pequeños empresarios de todos los sectores. Tiraban de guías de teléfono, páginas amarillas y hasta de los folletos que anuncian las fiestas patronales de los pueblos. Los investigadores se encontraron decenas de ellos en los registros. En busca de anunciantes, los trabajadores llamaban a Ayuntamientos para hacerse con esas publicaciones locales donde se publicita el pequeño comercio. De bares a restaurantes pasando por panaderías y comercios. Hasta algún club de carretera. Todos cayeron en la tela de araña de la red, que no distinguía entre provincias. De norte a sur, las pymes recibían las supuestas revistas con los mismos contenidos, solo cambiaban los anuncios del centro. Primero fueron trimestrales, luego cada seis meses y al final ya no tenían periodicidad.
Los policías no encontraron ni un solo contrato mercantil en los registros. Los comerciales ofrecían a las empresas “colaboraciones” con revistas sobre cuerpos de policía. Y mantenían la ambigüedad sobre si se trataban de organismos oficiales. Una treintena de páginas web, todas muy rudimentarias, sirvieron para dar cobertura al timo. Pero empezaron a aflorar las denuncias que alertaban del engaño. Una cámara oculta de la televisión pública valenciana puso a la organización bajo el foco en marzo de 2010. En 2012 la policía agilizó sus investigaciones. La red cayó el pasado junio. Esta semana se ha levantado el secreto de sumario.

Expansión hacia Centroamérica

La red nació en 2001 con la creación de una asociación instrumental que simulaba agrupar a policías profesionales. El ideólogo de la trama situó de presidente a un policía municipal jubilado y rellenó el resto de la entidad con familiares cercanos. Pronto el colectivo contó con una revista asociada. La prensa empezó a tirar revistas, una por anunciante, y la publicidad empezó a brotar en la era de la burbuja inmobiliaria.
La máquina de hacer dinero funcionó engrasada hasta 2006, cuando empezaron a arreciar denuncias sobre una supuesta estafa. Muchos clientes tenían sospechas hacia la asociación, desconocida para el público en general. Fue entonces, según los investigadores policiales, cuando la red cambió de estrategia comercial y decidió utilizar como reclamo entidades reales. Vinculó sus publicaciones falsas a asociaciones policiales que sí operaban, legalmente constituidas. Las técnicas de venta, en las que eran adiestrados los teleoperadores, mantenían la ambigüedad sobre la relación entre la empresa y los colectivos profesionales.
Así lo relata una nota policial: “Para la captación masiva de clientes utilizaban técnicas ilícitas de telemarketing, autoritarias e incluso coercitivas. Los teleoperadores solicitaban ‘colaboraciones’ para el anuncio en las revistas. En muchos casos se presentaban o jugaban con la ambigüedad de pertenecer a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”.
Durante meses, los agentes rastrearon los archivos y los depósitos legales de diversas provincias. Ni en la Dirección General de Archivos Museos y Bibliotecas de la Consejería de Cultura de Madrid ni en el depósito legal de la Biblioteca Nacional encontraron rastros de las presuntas revistas policiales. La policía sí halló pistas de los planes de expansión de la organización. Estaba pensando en exportar su fraude a varios países de Centroamérica. Todos de habla hispana. Para no tener que traducir las revistas.

Twitter Facebook Favorites

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Premium Blogger Themes | New Blogger Themes