4 de septiembre de 2016

Cerrado el hotel Sun Village de Lloret que pinchaba la luz de forma ilegal

Endesa ha denunciado al hotel Sun Village de Lloret de Mar (Girona), de cuatro estrellas, por tener pinchada directamente la electricidad de la red de la calle, y los Mossos d'Esquadra han abierto diligencias por defraudación de fluido eléctrico.



El fraude del Sun Village, a quien Endesa cortó la luz hace un año cuando acumulaba una deuda de 150.000 euros, se destapó este jueves de forma totalmente fortuita cuando sobre las 13:00 horas técnicos de Endesa estaban reparando una avería en el edifico contiguo al hotel y tuvieron que cortar la luz de toda la zona. Este corte hizo que el generador eléctrico del que disponía el establecimiento hotelero, aparte de la conexión ilegal a la red, tuviera que suministrar la energía a toda la instalación, lo que hizo que se sobrecargara y se incendiara.

Diez dotaciones de Bomberos de la Generalitat acudieron al lugar, donde las instalaciones de luz y de gas de la azotea, rodeadas de bidones de gasoil que no cumplían las medidas de seguridad, dificultaron de forma importante su tarea. En total, unos 238 clientes fueron desalojados por los Mossos de forma preventiva y realojados en otros establecimientos de la misma cadena.

La compañía eléctrica mantiene que cuenta con pruebas gráficas de que el hotel pinchaba la luz directamente de la calle y ya han anunciado que lo denunciarán ante los Mossos d'Esquadra. Desde el hotel mantienen que la deuda es de los antiguos propietarios y que funcionan con el generador eléctrico desde hace sólo cuatro meses.

El Ayuntamiento de Lloret decidió cerrar inicialmente el Sun Village como medida cautelar, porque los técnicos concluyeron que la instalación eléctrica y del gas no reunían las suficientes garantías de seguridad. Este viernes se les ha retirado la licencia de actividad a la espera de que tanto los investigadores de los Mossos d'Esquadra como las compañías del gas y de la electricidad se manifiesten favorablemente sobre el tema.

Endesa también ha cortado la electricidad a otro Hotel de Lloret, el Savoy, de tres estrellas, 164 habitaciones y ubicado a 200 metros de la playa de Fenals, porque también tenía pinchado el suministro eléctrico de la calle. La eléctrica asegura que "menos del 1 % del fraude eléctrico cometido en España se debe a enganches ilegales efectuados por familias de bajos ingresos".

En 2015 detectó más de 83.522 casos, lo que supone casi un 25 % más que en 2014, y se pudieron recuperar 600 millones de kWh. Estas cifras serán superadas ampliamente en 2016, a la vista de los resultados registrados hasta el momento, mantiene la compañía.

Los Mossos denunciaron en septiembre de 2014 a cinco propietarios de tres campings y dos bares de Blanes y de un gimnasio de Girona que contrataron a un ex trabajador de una empresa subcontratada por Endesa para que les manipulara sus contadores para reducir el consumo, a cambio de entre 2.500 y 3.000 euros. Con ese sistema consiguieron defraudar 39.000 euros.
La eléctrica ha puesto la lucha contra la morosidad como uno de sus principales objetivos con equipos especializados y aplicando avances tecnológicos con herramientas como el Data Mining. Ello permitió detectar en 2015 más de 83.522 casos de fraude eléctrico equivalente, al consumo de la ciudad de Sevilla y de toda su área metropolitana durante un año.

Râmnicu Vâlcea, el centro mundial del cibercrimen

La región de Oltenia, al sur de Rumanía, es la más pobre de Rumanía, ya de por sí uno de los países más desfavorecidos de la Unión Europea. Sin embargo, en una de las ciudades de este condado no resulta extraño ver ajóvenes conduciendo vehículos de alta gama y luciendo relojes y joyas que denotan su alto poder adquisitivo. Es Râmnicu Vâlcea, un municipio de poco más de 100.000 habitantes cuya principal fuente de riqueza es el cibercrimen, tal como se explica en este vídeo realizado por la web Sinfiltros.com.

El FBI conoce a esta ciudad como Hackerville, porque desde allí operan diversas organizaciones criminales dedicadas al fraude cibernético. Son los herederos de otras redes que en el pasado se lucraban con el narcotráfico y los asesinatos a sueldo. Las nuevas generaciones delinquen a través de la pantalla de un ordenador. Se dedican fundamentalmente a poner a la venta por internet artículos que no existen (coches, casas o móviles) y cobrar por ellos.
Los ‘muleros’ de las cuentas
Las cuentas de los mercados online desde los que operan están creadas desde distintos países (Estados Unidos, Austrañia, Gran Bretaña, España, etc.), lo que facilita recaudar el dinero de los incautos. Es entonces cuando actúan los “muleros”, ciudadanos rumanos distribuidos por todo el mundo que recogen el dinero de las cuentas donde ha sido depositado y lo transfieren a Rumanía a través de Western Union, una entidad que permite hacer transferencias anónimas por todo el mundo.
Uno de los hechos que sorprende de esta modalidad de fraude es lahabilidad en el manejo informático que muestran los ciudadanos rumanos desde muy jóvenes. El motivo es que en Rumanía la base de la educación es la informática y las matemáticas. Los estudiantes aprenden a programar con 14 años, y los más hábiles son expertos programadores ya en su adolescencia.
Todos estos conocimientos, unidos a la falta de oportunidades laborales en una zona con una alta tasa de paro y donde el salario mínimo es de poco más de 200 euros al mes, empuja a los jóvenes a arriesgarse en el mundo del cibercrimen, donde sus opciones de hacerse ricos en poco tiempo se multiplican.

17 de agosto de 2016

Un poco de arcilla para engañar a Amazon y conseguir un iPhone gratis

Si eres de los que gustan de leer las críticas que los usuarios de Amazon dejan en sus compras y estás pensando en comprarte un iPhone, quizá te encuentres con una desagradable sorpresa: varias personas aseguran haber recibido un bloque de arcilla en lugar del ‘smartphone’. Todas ellas lo compraron a través de un tercero que vende a través de Amazon. Indignadas, han publicado su reseña en la página correspondiente y han pedido la devolución del importe.


Pero, ¿cómo es posible recibir un bloque de arcilla de una compañía que tiene un buen número de críticas positivas sobre el mismo producto? Es lo que pasa, por ejemplo, a la hora de comprar un iPhone 6s de 64 GB: que una crítica tan demoledora destaca sobre las demás. El mismo comentario se puede leer en una página sobre el modelo de 128 GB. Aquí huele a gato encerrado.
Y efectivamente, eso parece. Estas tiendas no estafan con arcilla, sino que se han topado con unos clientes muy pícaros. El timo funciona así: el cliente compra un iPhone y lo recibe en su casa, en perfectas condiciones. Sin embargo, luego hace una foto a un bloque de arcilla del mismo peso, la sube a la página de reseñas del teléfono adquirido y dice que eso es lo que ha recibido. Como Amazon solo tiene la referencia de que el paquete ha llegado y que pesaba cierta cantidad (pues la caja se pesa para calcular el importe del envío), acepta esa devolución y reembolsa el importe al cliente. Así, el estafador tiene un iPhone que le ha salido gratis.
Como Amazon solo tiene la referencia de que el paquete ha llegado y pesaba cierta cantidad, acepta esa devolución y reembolsa el importe al cliente
Otra opción, que también se puede ver en la misma página, es decir que la caja estaba vacía, sin el teléfono ni los accesorios. De hecho, muchos de los comentarios con una sola estrella tienen que ver con la arcilla o con paquetes supuestamente rellenos de aire. En cualquier caso, hay usuarios avispados de la web que advierten a otros de que esto es mentira: “Es obvio que alguien puso la arcilla después de abrir la caja”, dice uno de los comentarios. Además, las cuentas que reclaman solo tienen una compra realizada: se abren exclusivamente para la jugada pícara. Cada vez que se intenta de nuevo, se crea una nueva cuenta.

Fallos en la política de devolución

Esta curiosidad evidencia algunos fallos de la política de devolución de la multinacional, muy centrada en satisfacer al cliente de manera fácil y rápida. No solo se lo pone fácil para devolver el pedido y reembolsar el dinero, sino que además amplía el plazo legal de la Unión Europea de los 14 días mínimos exigidos por esta para ventas a distancia (internet, catálogo, teléfono…) a un mes. Pero, ¿qué pasa cuando los consumidores son unos estafadores?
“Amazon tiene una política muy favorable en lo que es ponérselo más sencillo a la devolución de los clientes. Además, no pone ningún requisito; nada más que se ponga una etiqueta, se pegue en el paquete…”, cuenta Sara García, abogada de Legálitas. “No pone ningún otro requisito, que es lo que le podría salvar en este caso. Como, por ejemplo, que haya sido abierto delante del mensajero, que firmes una conformidad…” Nada de eso. Así, “según estas condiciones, el cliente ha cumplido con la parte que le toca” a la hora de la devolución, y Amazon tiene que responder en consecuencia.

Devolver un paquete a Amazon es muy sencillo, pero parece que en ocasiones la compañía sale perdiendo. | Imagen: tgraham | Flickr
Devolver un paquete a Amazon es muy sencillo, pero parece que en ocasiones la compañía sale perdiendo. | Imagen: tgraham | Flickr
García también plantea la posibilidad de que Amazon o las tiendas pudieran no creerse la devolución y denunciar a los usuarios. “Amazon puede optar por ‘me lo creo o no me lo creo’”, explica de forma sencilla. “Ahora bien, para demostrarlo [que el comprador está mintiendo] también lo tiene complicado”.
Decir que se ha recibido un bloque de arcilla, que el vestido o el traje tenía una quemadura o un descosido… ¿Engañar a Amazon es fácil? “Probablemente hasta ahora no le había pasado” o podría estar asumiendo ese reembolso de dinero “comparado con la generación de confianza en los usuarios, porque esta política de devoluciones va claramente dirigida a ganarse la confianza de los usuarios, que la gente se sienta segura y confiada”. Amazon España no respondió a los correos electrónicos deTeknautas para dar su opinión sobre este suceso.
¿Qué podría hacer la compañía para que estas cosas no le pasaran, ni a ella ni a los que operan con su plataforma? García tiene una sugerencia: “Exigir en las condiciones de su política de devolución, sobre todo a partir de determinados importes, algún tipo de prueba o conformidad que pida que, en el momento de abrir el paquete para entenderlo recibido, el usuario diga que está conforme no con el funcionamiento (porque para eso está la garantía, que son dos años), sino con que el objeto que le entregan es el mismo que ha pedido”.

Las falsas críticas pueden afectar a la reputación de Amazon y las tiendas que venden a través de ella. | Imagen: z287marc | Flickr
Las falsas críticas pueden afectar a la reputación de Amazon y las tiendas que venden a través de ella. | Imagen: z287marc | Flickr
García también recuerda que las empresas que venden a través de Amazon tienen que aceptar la política de devoluciones de la compañía o indicar lo contrario claramente. Además, la abogada señala que nunca antes había visto este tipo de engaño. Teknautas preguntó a José Cordobés, responsable de Color Dreams, una tienda de auriculares y otros ‘gadgets’ que también vende a través de Amazon, si les había pasado algo parecido. Por correo electrónico, Cordobés respondió solo que “no se nos ha dado el caso. Siéndote sincero, algo he escuchado pero nunca nos ha ocurrido a nosotros”. Este tipo de acciones podrían dañar la reputación de Amazon, Apple o terceros en la plataforma si los comentarios llegasen a destacar lo suficiente.
De momento, los receptores de arcilla o de cajas vacías parecen ser una curiosidad a la que ni Amazon, ni sus usuarios ni las tiendas de terceros parecen hacerle mucho caso. Una pequeña estafa que puede salir bien o mal, pero que demuestra la picaresca de algunos internautas. Habrá que ver si se queda en eso o pasa a mayores

9 de agosto de 2016

Cazan al 'príncipe de Nigeria', una de las bandas de timadores con más éxito de la red

¿Recuerdan aquellos correos del príncipe de Nigeria? La firma SecureWorks ha logrado colarse en los ordenadores de un grupo de estafadores africanos que ejecutan una versión actualizada de esta estafa. Gracias a esta maniobra, han sido capaces de desvelar las identidades de hasta treinta personas y de conocer al detalle el funcionamiento desde dentro de este tipo de práctica. 

El time 419, también conocido como el del Príncipe de Nigeria, fue una estafa común en los primeros años de internet en la que una dirección de correo desconocida pedía a un usuario cualquiera una suma de dinero que el príncipe quería sacar del país. Supuestamente, el estafado recibiría una comisión que nunca se materializaba ya que, antes de cobrar ninguna suma, se le pedían otros adelantos para hacer frente a gastos imprevistos. El dinero nunca volvía a manos del estafado

Joe Stewart y James Bettke, miembros de la unidad de inteligencia frente a amenazas de Secureworks, han publicado un escrito en la web de la compañía de seguridad informática en la que detallan el funcionamiento de esta estafa. Para hacerlo, lograron infectar los ordenadores de uno de estos grupos con lo que lograron acceso total al funcionamiento del mismo así como a las identidades de sus miembros.
Los investigadores de SecureWorks han tenido acceso, durante meses, al funcionamiento de un grupo de estafadores 'online'
La estafa que llevan a cabo en la actualidad estos grupos radicados en África ha evolucionado desde los correos del príncipe de Nigeria y apuntan a otro tipo de objetivos: los correos corporativos. La técnica se conoce en la jerga de la ciberseguridad como BEC (Business Email Compromise) y consiste en hackear una cuenta de correo de una empresa para poder interceptar los correos entre empresas y bancos de manera que son capaces engañar los primeros para que redirijan sus pagos a sus arcas y no a las entidades de ahorro.
Para hacerlo, basta con infectar un correo corporativo para identificar los contactos dentro de la lista de esa cuentqa que están relacionadas con entidades financieras. Una vez localizadas, los estafadores utilizan direcciones de correo similares (por ejemplo, pagos@bancosntander.es en lugar de pagos@bancosantander.es) para engañar a la víctima y que crea que se está comunicando con su interlocutor tradicional.

Dos mil millones de euros en tres años

Stewart y Bettke han tenido acceso a un grupo durante varios meses, en los que han tenido acceso a hojas de cálculo en las que anotan los detalles de cada operación. El dúo ha podido comprobar las víctimas con las que contactaban, los mensajes instantáneos que intercambiaban, las heramientas utilizadas para hacerlo o las cantidades de dinero que se estaban transfiriendo.
Ante el creciente número de este nuevo tipo de estafa, el FBI publicó un anuncio el pasado mes de abril en el que advertía de los peligros de esta práctica. La agencia calculaba, por aquel entonces, que entre octubre de 2013 y febrero de 2016, se había estafado el equivalente a más de 2.000 millones de euros sólo en Estados Unidos.
Los criminales identifican las entidades financieras con las que trabaja una empresa y las suplantan para lograr importantes sumas de dinero
¿Cómo se puede combatir esta práctica frente a la que no existe un antivirus que pueda ponernos a salvo? El FBI hizo una pequeña lista de sugerencias que todos los trabajadores con permiso para ejecutar este tipo de operaciones deberían tener en cuenta: sospechar de transacciones realizadas sólo por correo y de aquellas en las que se pida actuar con urgencia, llamar por teléfono a las entidades con las que se trabaja para verificar que los datos son correctos, estar alerta ante direcciones de correo fraudulentas y practicar técnicas de autenticación a varios niveles.

Fraude al CEO', el email que está costando miles de euros a empresas españolas

Unos ladrones mandan un mail al contable de una empresa, haciéndose pasar por un alto directivo que le ordena una transferencia millonaria a una cuenta en China. El contable obedece ciegamente y la empresa pierde miles de euros. O millones. Es el 'fraude al CEO' y está creciendo como nunca 'gracias' a la tecnología. Cientos de empresas de todo el mundo lo están denunciando. En España, se ceba en las pymes.  
A finales de enero, un banco belga anunciaba que le habían robado 70 millones de euros con el 'fraude al CEO'. Pocos días después, un constructor austríaco de sistemas para aeronaves afirmaba haber perdido 50 millones con el mismo engaño. "En España empezó hace un par de años y tenemos cada vez más casos, nosotros detectamos unos 15 cada semestre", asegura Alberto Redondo, Jefe de Delitos Tecnológicos de la Guardia Civil.
Un banco belga perdió 70 millones de euros con esta técnica. Pocos días después, a un constructor le estafaron 50 millones con el mismo engaño
A nivel mundial son cientos las empresas, grandes y pequeñas, que han sido estafadas. No hay estadísticas en nuestros país pero sí en Estados Unidos, donde el FBI lo tipifica como 'Business Email Compromise' (Compromiso de Correo Empresarial). Desde octubre de 2013 hasta agosto de 2015 se han denunciado más de 7.000 casos, con unas pérdidas de 750.000 millones de dólares. Entre enero y agosto de 2015 se incrementó un 270%.
José Selvi, 'hacker' blanco en la empresa británica NCC Group, explica en qué consiste este fraude: "El atacante suplanta la identidad de una persona con alto poder de decisión (el Director Ejecutivo o el Financiero) y aprovecha alguna ocasión en la que este no esté accesible, como puede ser un viaje, para usurpar su identidad, con un correo que parezca ser el 'email' personal del directivo, una llamada falsa o alguna técnica similar". 

Los criminales estudian durante meses el comportamiento de los directivos que pretenden suplantar. (iStock)
Los criminales estudian durante meses el comportamiento de los directivos que pretenden suplantar. (iStock)
El Jefe de Delitos Tecnológicos añade otra modalidad, más extendida en España: "Mediante redes sociales o también accediendo al ordenador de los directivos, investigan sus relaciones comerciales con empresas y simulan una petición". La última estafa de este tipo que ha visto la Guardia Civil "simulaba ser la empresa que normalmente compraba bobinas de cobre a otra y hizo un pedido que se entregó en un punto intermedio. También lo hacen con dinero: piden un adelanto para gastos", explica Redondo.
Los ladrones hacen un seguimiento al directivo en el mundo físico, para saber dónde vive y trabaja, y en las redes sociales, para descubrir con quién se relaciona profesionalmente, cómo habla y su contexto personal. Según el nivel técnico de los criminales, el seguimiento puede ser más profundo, explica Redondo: "Pueden 'hackear' sus cuentas, la wifi de su casa, la wifi pública del bar donde desayuna.. o, si saben qué periódico lee, pueden atacar sus servidores DNS para que crea estar visitando el periódico mientras le introducen un virus".

Falsas auditorías

Con toda esta información recopilada y analizada, incluidos los protocolos de la empresa, horas de mayor o menor trabajo, empieza el fraude propiamente dicho. En los últimos casos detectados por el Grupo de Delitos Tecnológicos, los delincuentes impersonan a los directivos usando direcciones de correo electrónico que puedan inducir al equívoco. Por ejemplo: si la dirección correcta del directivo es luis@elconfidencial.com, mandan el mensaje desde luis@confidencial.com. En él, piden a uno de sus clientes que "por esta vez" haga la transferencia a una cuenta diferente de la de siempre.
La Guardia Civil ha visto otras variantes: los ladrones saben que una empresa está a punto de ser auditada y la llaman simulando ser el auditor, para pedirle todo tipo de datos confidenciales con la excusa de hacer la auditoría, como números de cuentas bancarias y otros datos. Los botines que se llevan son considerables. En el caso de las bobinas de cobre, la empresa víctima, de 20 trabajadores, perdió 140.000 euros. 
Una auditoría puede ser una vulnerabilidad explotada por los criminales: aprovechan el momento para pedir datos y números de cuenta
Para hacerse una idea de cómo funciona este fraude desde el punto de vista de las víctimas es ilustrativa la denuncia que presentó a finales del año pasado una empresa de Texas, AFGlobal. Su director de cuentas recibió una mañana diversos 'mails' de alguien que aseguraba ser el CEO de AFGlobal:
"Glen, te he asignado para que lleves el archivo T521. Esta es una operación financiera estrictamente confidencial así que comunícate conmigo sólo a través de esta dirección de correo y no hables con nadie sobre esto", decía el correo.

Una compañía de Texas perdió 480.000 dólares con la maniobra. ¿El destino? Una cuenta del Banco Agrícola de China. (Reuters)
Una compañía de Texas perdió 480.000 dólares con la maniobra. ¿El destino? Una cuenta del Banco Agrícola de China. (Reuters)
Media hora después, otra comunicación, supuestamente de un consultor de la otra parte implicado en la operación, pedía al contable que ingresara 480.000 dólares en concepto de gastos derivados de la adquisición. El delincuente siguió mandando 'mails' hasta completar la transferencia a una cuenta del Banco Agrícola de China. 
Según la denuncia, "el impostor parecía conocer los procedimientos normales de la compañía y parecía también saber que el CEO tenía una larga relación, muy personal y familiar, con el contable, lo suficiente para que este no cuestionase lo que le pedía el CEO". Lo peor llegó cuando AFGlobal notificó el robo a su compañía de seguros, que no quiso cubrirlo. 
Este trabajo puede llevar varios meses de espionaje o seguimiento en el mundo virtual o incluso real
Manel Medina, director del esCERT-inLab-UPC y coordinador R&D del Anti Phishing Working Group Europa, lo explica: "Este fraude requiere mucha preparación logística, analizando mensajes de los directivos que se van a suplantar para conocer su lenguaje, forma de expresarse y negocios que lleva entre manos, para dibujar un escenario creíble al empleado que se va a engañar. Este trabajo puede llevar varios meses de espionaje o seguimiento en el mundo virtual o incluso real".
Una empresa francesa de 50 trabajadores, Etna Industrie, fue también víctima del fraude: "Alguien llamó a nuestra contable el viernes por la mañana, avisándole de que la presidenta le mandaría un mensaje con instrucciones sobre una transacción muy confidencial que debía seguir".

Nestlé ha sido víctima de la técnica del 'fraude al CEO'. (Reuters)
Nestlé ha sido víctima de la técnica del 'fraude al CEO'. (Reuters)
Poco después, un 'mail' en cuyo remitente aparecía el nombre de la presidenta anunciaba a la contable que su empresa iba a comprar una compañía en Chipre y que un consultor le llamaría para darle instrucciones sobre dónde debía transferir el dinero. Todo pasó entre las 9 y las 10 de la mañana, en este tiempo la contable recibió 10 'mails' y tres o cuatro llamadas telefónicas.
La presión de los estafadores quería evitar que la contable se parase a pensar. En poco tiempo autorizó transferencias por valor de medio millón de euros a cuentas en bancos extranjeros. Por suerte para la empresa, se pudo recuperar la mayoría y "sólo" perdió 100.000 euros. En Francia, en los últimos 5 años, se han perdido 465 millones y 15.000 empresas han sido víctimas de esta práctica, entre ellas Michelin, KPMG o Nestlé.
La Guardia Civil recomienda un sistema de doble verificación antes de ejecutar órdenes sensibles
"Las empresas más grandes y con proyección global son las más apetecibles para los estafadores porque están acostumbradas a transferir grandes cantidades de dinero a países 'exóticos'", afirma Manel Medina, aunque el mayor número de víctimas son las pequeñas y medianas empresas, con una seguridad más relajada. Las estadísticas fijan en un 10% el número de empleados que caerían en esta trampa. "Si entre ellos hay uno que tenga poderes para autorizar transferencias de dinero, es suficiente", afirma Medina.

Seguir los protocolos y tener sentido común

El cumplimiento estricto de los protocolos de la empresa debería servir como defensa ante el 'fraude al CEO'. También que los empleados no obedezcan ciegamente una orden porque parezca venir de un directivo. "Si se pide una transferencia sólo con intercambios de correo o se cambian cuentas habituales hay que sospechar y llamar por teléfono para confirmar", afirma el Jefe de Delitos Tecnológicos.
Además, asevera Redondo, hay que fijarse en la redacción de algunos correos. Aunque hay bandas nacionales dedicadas a este fraude, también pululan algunas de Europa del Este que traducen los mails al español con Google Translate y "les chirría el castellano". Otra recomendación de la Guardia Civil es que "para órdenes sensibles debe haber un doble sistema de verificación". Asegurar el portátil del CEO y usar el sentido común son también buenos consejos.
Manel Medina incide además en la importancia de formar a los empleados, "desde el de la limpieza hasta la cúpula directiva". El CEO de la empresa Centrify, que ha sufrido diversos intentos de fraude de este tipo, aporta unaoriginal idea: "Compra los dominios que sean variaciones del de tu compañía y puedan usar los timadores para confundir a tus empleados".

2 de agosto de 2016

Timo en el lago: este tipo se forró vendiendo a VIPs chalés en Brasil que no existen

Poca gente representa tan bien y tan a lo grande la historia de la burbuja inmobiliaria como Luis Nicolás Mateos. Un chico humilde de Murcia, un vendedor de coches que en 2003, con solo 29 años, montó su empresa para construir urbanizaciones de miles de viviendas. Compró un terreno en Brasil, abrió oficinas en Londres, Barcelona y Madrid y se subió a un Ferrari. Promocionó a lo grande su resort de lujo: Lagoa de Coelho. Sin poner ni un ladrillo llegó a ingresar unos 15 millones de euros de cientos de compradores -entre ellos famosos como Cristina TárregaSantiago Segura y un puñado de futbolistas profesionales- para una urbanización que nunca llegó a construir. Una década después, la Audiencia Nacional ha terminado la investigación y Luis se sentará en el banquillo por estafa, donde el fiscal le pide casi nueve años de cárcel. Cuando estallan las burbujas duelen.


Había que estar ahí. En Murcia, en esos años locos del ladrillo. Cuando un melonero era capaz de vender un resort -no los llamaban urbanizaciones- de miles de viviendas en un secarral en el interior. Cuando Camacho anunciaba Polaris World y los ingleses parecía que comprarían cualquier vivienda, sin importar la ubicación ni calidad de los cimientos. Ahí fue cuando Luis Nicolás vio que no iba bien encaminado. Que su obsesión por ser millonario no iba a llegar vendiendo Mercedes en un concesionario de Murcia. Se le daba bien, era alto, guapo, y tenía labia. Pero con los coches no se ganaba tanto dinero.


Así que se pasó al ladrillo. "Comenzó a vender casas de Polaris a ingleses. Primero como agente y luego las compraba sobre plano y les daba el pase. Luis puede vender humo y le iba muy bien", cuenta una persona que le trató. Dar el pase es el concepto clave. Dar el pase era vender una vivienda sin haber hecho nada y ganarle unas decenas de miles de euros. Con el precio de la vivienda desbocado quien no daba un pase era tonto.
Estaba obsesionado con entrar en la lista Forbes. Casi a diario miraba cuánto dinero hacía falta para estar.
El 28 de enero de 2003, con solo 29 años, dejó su trabajo como vendedor de coches y fundó el Grupo Nicolás Mateos. Pese a que el capital social era de solo 3.000 euros el nombre da idea de que iba a lo grande. "Estaba obsesionado con el tamaño. Todo tenía que ser enorme. Si se ponía un cartel promocional tenía que ser el más grande". Montó oficinas en Murcia y coronó un edificio con su nombre.
Él decía que su padre se había arruinado con la construcción y que quería resarcirlo, que era una forma de homenaje. En 2005, sin haber movido ni un camión, lanzó su órdago. "Compró un terreno en Brasil baratísimo. El lugar era precioso, en el noreste, cerca de Natal, junto a un lago", recuerda una persona próxima a él. Lo llamó Lagoa de Coelho. "Según constaba en los diversos anuncios y folletos, en el complejo residencial se proyectaba la construcción de aproximadamente 13.500 viviendas, así como centros comerciales, lago, teatro, instalaciones deportivas", según la calificación del fiscal. "Pese a conocer que no contaba con el soporte económico ni financiación para acometer la obra comenzó la promoción de la misma, sobre plano, con el fin de lucrarse ilícitamente con las cantidades que le sería entregadas por los compradores", añade.
No construyó ninguna de las 13.000 viviendas prometidas. Él lo achaca a "circunstancias sobrevenidas por la crisis mundial"
Hoy cuesta creer que gente de clase media pueda dar un anticipo para comprarse una casa en Brasil, pero entonces tenía sentido. "Te explicaba que en avión tardabas cinco horas, que iba a ser igual volar desde Alicante que ir en coche a Segovia", cuenta uno que estuvo a punto de comprar una casa. Los compradores daban un anticipo de unos 20.000 euros. Parecía no haber riesgo. Las casas valían entre 76.500 y 130.758 euros. Las cantidades estaban avaladas por la sociedad italiana Albatross Invest SPA Fidejussoni & Canzioni y utilizaba bancos de renombre, principalmente elPopular y el Santander. Él garantizaba que la promoción se revalorizaría y que cuando estuviera terminada podrían venderla por más dinero. A quien no quisera vender, Luis Nicolás le garantizaba que le pagaría durante dos años un alquiler de 400 euros al mes.
¿Qué podía salir mal? La fachada era impecable. Abrió oficina en Trafalgar Square (Londres), en Barcelona y en Madrid. Presentó el proyecto en una fiesta en La Moraleja en la que se gastó 300.000 euros. Solo la maqueta costó 30.000. Se movió entre deportistas profesionales y famosos. Le compró un Ferrari rojo a Fernando Morientes y fichó un guardaespaldas. "Llevaba un reloj de esos enormes que hacía que se escorara hacia un lado", resume un exempleado que pide el anonimato. Cristina Tárrega, Santiago Segura, el exfutbolista del Atlético y el Rayo José María Movilla fueron algunos de los que picaron. Por eso Promociones Skolnick, la empresa de Segura dedicada al sector inmobiliario, figura entre las acusaciones en la Audiencia Nacional. 
"Había gente de la música, del fútbol y del baloncesto. El proyecto era precioso", cuenta una compradora
Ninguno ha querido comentar la compra para este diario. Nadie quiere salir como el que picó en una cosa así. Un agente de futbolistas, Mariano Aguilar, de la agencia de representantes Baia, vendía casas entre famosos, como hacían otros deportistas profesionales. "Había gente de la música, del fútbol y del baloncesto. El proyecto era precioso", resume una de esas compradoras. En el listado de demandantes de la Audiencia Nacional hayun letrista de canciones de Miguel Bosé, un notario, un dentista, el dueño de una empresa de ropa de comuniones para niñas... pero también algún camionero y gente modesta. Hay multitud de británicos atrapados y hasta un neozelandés. Mientras los compradores picaban, Luis Nicolás se gastaba el dinero en pirotecnia. Patrocinó un equipo ciclista profesional que presentó junto al alcalde de Murcia. "Estaba obsesionado con entrar en la lista Forbes, casi cada día entraba a mirar en la web cuánto dinero hacía falta para estar ahí".
Con el tiempo surgieron las dudas. Las obras debían comenzar en octubre de 2006, pero el Grupo Nicolás Mateos no tenía experiencia ni músculo financiero. Necesitaba unos 250 millones de dólares y aunque hasta 2008 siguió vendiendo casas e ingresó unos 15 millones seguía muy lejos del mínimo necesario. En un momento alguien en la empresa puso en duda cómo iba a construir aquello y Luis Nicolás contestó que con su pulmón. Cuando ya era evidente que no iba a poder construir 13.000 viviendas vendió el 40% de la empresa por unos ocho millones a Torrevisa, una constructora de Torrevieja. Eso le dio credibilidad y le permitió seguir un tiempo. "Movimos algunas tierras para tranquilizar a los clientes pero no había forma de construir en Brasil", resume un colaborador. Los consultados han pedido el anonimato. Nadie quiere que le recuerden en esa empresa. Han borrado el Grupo Nicolás Mateos de sus currículos.
Una empresa italiana insolvente garantizaba las cantidades que adelantaban los compradores
Pero al final cuanto más subes más dura es la caída. Las empresas italianas que avalaban a los compradores estaban "en situación de quiebra desde el 15 de mayo de 2007" y el gobierno italiano las había suspendido el 15 de diciembre de 2006. A principios de 2009, cuando debía entregar las primeras llaves, "en el terreno no se había realizado más que un desbrozamineto de la maleza", según el fiscal. No fue el único proyecto fallido. Emprendió una residencia de ancianos en Campos del Río (Murcia) que tampoco terminó.
Según la fiscalía, no solo es que no construyera las casas, es que falsificó facturas para cobrar la devolución del IVA pero la Agencia Tributaria se dio cuenta, lo que añade la tentativa delito fiscal. El fiscal pide para él casi nueve años de cárcel: seis años por estafa, 22 meses por falsificación en documento mercantil y 11 meses por delito contra la Hacienda pública en grado de tentativa. A final de octubre pasado el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno dictó auto de apertura de juicio oral y aunque estaba previsto para octubre la vista se realizará en la primavera de 2017. No es su único problema, ya que tras dejar Lagoa de Coelho y liquidar su grupo fue detenido en una trama de compraventa de oro.
"En el terreno se había realizado más que un desbrozamineto de la maleza", según el fiscal
Luis Nicolás Mateos no ha querido contestar a El Confidencial. Su abogado ha culpado de todo a la crisis económica. Es lo que declaró en una entrevista al diario 'La Verdad': "Si no llega a venir la crisis mundial, nada me habría pasado". Ese era el argumento principal de su escrito final de defensa, presentado en febrero pasado: "Luis Nicolás y sus mercantiles siempre han tenido la intención de construir el proyecto inmobiliario, tenían la propiedad de la finca libre de cargas, desarrolló el proyecto inmobiliario y comenzó a ejecutarlo, siendo circunstancias sobrevenidas por la crisis mundial, y en particular en el sector inmobiliario, lo que le impidió ejecutar el proyecto al cerrarse toda financiación por las entidades bancarias".
Dos de sus exempleados coinciden en esa versión. O al menos en que él creía en eso. "Él no es el peor de los que operaron durante la burbuja, pero puede que sí el más iluso. Él creía que iba a hacerlo. Su plan desde el principio no era quedarse con el dinero, pero no tuvo capacidad", opina uno. Otro añade: "Él pensaba que ser promotor era montar fiestas y eventos.Nunca hablaba de construir las casas y entregarlas. Jugaba a ser empresario y se lo creyó, se metió en el papel". Al final, Luis Nicolás Mateos ha resultado ser un personaje y su vida un guión, uno del estilo de 'Huevos de oro'.

Twitter Facebook Favorites

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Premium Blogger Themes | New Blogger Themes