29 de abril de 2014

El arte del engaño o la picaresca made in spain


Parece que los tiempos de los trileros en la calle y su «¿dónde está la bolita?», ya se han superado. Aquel juego que se usaba como estafa para hacerse con el dinero de los confiados es cosa del pasado pero no su esencia. El «arte» del engaño no ha desaparecido, sólo se ha adaptado a los nuevos tiempos (internet y la telefonía) o se ha reciclado (impostores de todo tipo).

Habitualmente se publican noticias que sorprenden por la ingenuidad de sus víctimas o por el ingenio de los ladrones. Los hay conocidos por todos, como el timo de la estampita. Otros casos se comentan en la tertulia y las redes sociales sin que se acabe de saber muy bien si son reales o una leyenda urbana. Los bulos se propagan más rápido que nunca en la era de la comunicación instantánea.

Sin embargo, casi a diario, hay una fuente fiable que da cuenta a los ciudadanos de las estafas «de moda». Se trata del Cuerpo Nacional de Policía, que a través de sus redes sociales informa de los timos detectados. Por ejemplo, en su cuenta de la red social Twitter, informa de estafas reales que han detectado o les son remitidas por los ciudadanos.

Así, la Policía Nacional sigue advirtiendo periódicamente de que hay diversas monedas de otros países que se están colando como euros o alertando de diferentes estafas telefónicas que se aprovechan de la desesperación de la gente, por ejemplo, utilizando una oferta de trabajo como anzuelo. Son historias que algunos hemos oído en la calle, pero que la Policía confirma de manera oficial para tener en sobre aviso a los ciudadanos.

Al respecto del cambiazo con monedas, la Policía Nacional recoge varios tipos que pueden ser confundidas con los euros. Son la moneda polaca, el bolívar fuerte (de Venezuela) o los peso dominicanos y chilenos. Todos ellos tienen semblanza con la moneda única europea, con su borde dorado y el centro plateado. Una de las fotos ofrecidas por la Policía era de un internauta que aseguraba que se la habían« colado», seguramente en un cambio en una tienda, por lo que la mostraba para advertir al resto de personas.

Varios timos telefónicos

Con ironía, el Cuerpo Nacional de Policía explica: «Las ofertas de empleo que te remitan a un teléfono 80...son tan poco creíbles como una cita el 30 de febrero». Y es que, como esta, hay diferentes estafas confirmadas por los agentes que se llevan a cabo a través del teléfono.
Otra de las ellas consiste en que nos informan a través de nuestro teléfono de que nos ha tocado un móvil gratis. Supuestamente es nuestra operadora de telefonía, que nos indica que llamemos a un contacto que comienza por 806 para cerrar la operación. El resultado es un fraude.
A través de la mensajería SMS también circula un timo que consiste en enviar a la víctima un mensaje que contiene nuestro nombre, apellidos y DNI. Así logran que pensemos que debe ser una empresa, con la cual tenemos un contrato o relación, puesto que tienen nuestros datos. Ese mensaje asegura que se trata de un «asunto de interés» y de nuevo invitan a que llamemos a un número que empieza por 80.
Otros dos tipos de estafas son mediante llamada o contestador. En una de las especificadas por los agentes, los estafadores realizan una llamada perdida a la víctima. Al devolverla se escucha un contestador que nos asegura que se trata de un paquete que tenemos que recibir y que llamemos a un teléfono que en este caso comienza por 905, de nuevo, de pago.
Entre las más llamativas se encuentra la siguiente estafa: La víctima recibe una llamada de un teléfono real, es decir que aparece con el tipo de numeración habitual. Al otro lado se oye una voz que dice nuestro nombre de pila y que nos han tocado 3.000 euros. En ese momento se corta. La víctima ingenua llamará, sin saber que lo está haciendo a un número que le cobrará dinero a su cuenta.

Internet y los «actores»

Mención aparte merecen las estafas en internet que cambian cada día vía correo electrónico o por suplantación de webs. Pero eso sí, cabe recordar que el arte del engaño en persona se sigue ejecutando. Por ejemplo, recientemente detuvieron a varias personas en toda España, una de ellas en la Comunitat Valenciana, que se hacían pasar por técnicos del servicio del gas.
Simulaban reparaciones por las que cobraban hasta 390 euros. Se aprovechaban de personas de avanzada edad que viven solas o de inmigrantes. Con esta sencilla suplantación estafaron a nada más y nada menos que a 2.000 personas.

0 comentaris:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Facebook Favorites

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Premium Blogger Themes | New Blogger Themes