28 de diciembre de 2011

Los ladrones que operan sirviéndose de Internet están en alza. Son los que practican el phishing, un término proveniente de la palabra inglesa fishing (pesca), que hace alusión al método consistente en hacer que los usuarios de la Red piquen en el anzuelo que les tienden los piratas informáticos. "Cada vez hay bandas más especializadas. Ahora hay individuos que solamente se dedican a obtener los datos bancarios de ciudadanos y luego se los venden a otros grupos que son los encargados de esquilmar sus cuentas o bien de hacer compras utilizando los datos de esas personas", afirma un inspector de la Brigada de Investigación Tecnológica de la policía (BIT). Esta unidad ha hecho más de 7.300 investigaciones en los últimos tres años y detuvo a más de 200 individuos por estafar más de 26 millones de euros.