11 de octubre de 2013

La estafa de la abogada avilesina puede superar el medio millón de euros

 «Me he quedado sin nada. Nadie se explica lo que ha pasado. Lo único que sé es que mi dinero ha desaparecido». Así se lamentaba ayer M., una de las dos castrillonenses que supuestamente ha sido víctima de una estafa por parte de una abogada avilesina. El letrado que las representa, Ignacio Hernando Acero, presentó ayer en los juzgados avilesinos una denuncia penal contra la letrada A. M. R. por supuestos delitos de estafa, falsedad, apropiación indebida y deslealtad profesional. Según su versión, la profesional se ha quedado con más de 140.000 euros por unos trámites que se le encargaron y que nunca realizó.

M. contrató con la letrada en cuestión un proceso de divorcio, en el marco del cual se produjo una liquidación de gananciales, como ya informó este periódico. Siempre según la versión de la víctima, la castrillonense tenía que abonar unos 50.000 euros a su marido en relación con este procedimiento. La mujer asegura que facilitó a su letrada, por orden de ésta, un cheque con dicha suma. Y otros 28.000 más en concepto de tasas por un juicio pendiente. En total, asegura, se quedó sin 87.000 euros.

«El dinero no está en la cuenta del juzgado como ella me dijo. Me he quedado sin nada. Tenía depositada toda mi confianza en ella. ¿De quien te vas a fiar más que de un abogado? ¿Cómo voy a pagar yo ahora ese dinero?», planteaba ayer la mujer, de 55 años y vecina de Piedras Blancas.

En una situación similar se encuentra una castrillonense de 86 años que había confiado sus «papeleos» a A. M. R. desde hace ya veinte años. Su caso está relacionado con la división de una herencia. La octogenaria tenía que abonar a un pariente que reside en Argentina una suma de 54.000 euros. Abrió una cuenta en una sucursal de Avilés y depositó el dinero, como le ordenó A. M. R., pero la suma nunca llegó a su destinatario, según ha denunciado.

Su nieta C. explicaba ayer la situación que les ha llevado a acudir a los tribunales. «No sabemos dónde fue a parar el dinero. Ya no está en la cuenta donde mi abuela tuvo que ingresarlo y tampoco lo han recibido nuestros parientes. Nunca habíamos tenido motivos para desconfiar de ella», expuso C. aludiendo a la abogada en cuestión, que según las fuentes consultadas se encuentra de baja médica. Y añadió: «En el banco nos confirmaron que el dinero había estado allí, pero que lo habían retirado. Mi abuela está destrozada, no da crédito. Queremos una explicación y recuperar ese dinero que tenemos que hacer llegar a nuestro pariente y que para nosotros es una fortuna».

El Colegio de Abogados de Oviedo está recibiendo en las últimas semanas quejas similares relacionadas con la letrada denunciada, si bien debido al periodo vacacional no tramita expedientes sancionadores. Las fuentes consultadas señalaron que la junta de gobierno analizará en septiembre si abre un expediente disciplinario a A. M. R. a raíz de las quejas recibidas y advierten de la delicadeza del caso apelando a la supuesta enfermedad de la abogada cuestionada.

Los daños provocados por la estafa presuntamente provocada por la abogada avilesina A. M. R. podrían superar el medio millón de euros. Al menos así se desprende de las denuncias que se comienzan a acumular en el expediente que tramitará el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 3 de Avilés en el que ha recaído el expediente.

En la actualidad, ya existen diez denuncias ante los juzgados avilesinos, pero aún siguen recibiéndose nuevos damnificados. De hecho, el número de quejas presentadas ante el Colegio de Abogados de Oviedo alcanza las 26. El órgano colegial ya ha analizado lo sucedido sin un pronunciamiento claro. Tan sólo se ha confirmado que los compañeros de bufete de A. M. R. no conocían ni participaban en las prácticas irregulares ahora desveladas. Sus compañeros mantienen abierto el bufete, recibiendo a diario quejas de clientes y asesorándoles 

Aunque las diligencias previas se siguen por una presunta estafa, las denuncias presentadas aluden a otros delitos como apropiación indebida o falsificación de documento. Esta semana esta previsto que se registren otras dos denuncias y, como mínimo, se espera que el juicio comience con 16 acusaciones contra A. M. R, que ya ha contratado a un abogado de fuera de Asturias para su defensa mientras mantiene la situación de baja laboral en la que se encuentra desde el pasado 5 de julio.

Entre las acusaciones que se presentarán se encuentra la de sus socios de bufete, al constatar el daño que ha provocado a la sociedad y que aún no se han terminado de cuantificar.

Aunque las diligencias aún se encuentran en una fase inicial, la estimación es que, como mínimo, habrá unas 40 personas afectadas. Uno de los aspectos que llama la atención a las personas que conocen el proceso es que un gran parte de los afectados viven en Piedras Blancas. 

Hace 15 años
 
Desde que LA VOZ DE AVILÉS desveló la existencia de este caso, han aparecido numerosos afectados. Los daños por el presunto delito de estafa alcanzan, en estos momentos, el medio millón de euros.
Además existen otros perjuicios difícilmente cuantificables, como los provocados por gestiones que no se llegaron a realizar y que, de haber fructificado, hubiesen representado una ganancia económica para los clientes o no.

Lo cierto es que se confirma que las prácticas irregulares se remontan al menos a hace quince años y donde A. M. R., en una especie de huida hacia adelante intentaba tapar unas irregularidades con otras.
Aunque aún queda por conocer la magnitud del caso en cuestión, en los medios judiciales avilesinos se sigue con mucha atención habida cuenta que no existen precedentes en Asturias de un comportamiento similar y de tal magnitud.

Las prácticas que salen a la luz no afectan sólo a cobrar cantidades económicas por trámites que no hacía o muy superiores a las que, realmente necesitaba. Uno de los afectados denuncia que redactó una sentencia falsa y que llegó a entregarla a sus clientes.

En otro caso, A. M. R. citó a sus clientes en un juzgado, acudiendo ella con la preceptiva toga. Como es habitual, entró antes que los clientes en la sala y, al rato, salió para decir a las personas que la acompañaban que la vista se suspendía, por lo que debían irse. Ahora se descubre que ese juicio no había llegado a celebrarse y que el comportamiento de la abogada era una escenificación para hacer creer que había cumplido unos trámites cobrados a sus clientes. 

Son algunas de las irregularidades que comienzan a conocerse y a las que, seguramente, se añadirán nuevas denuncias durante las próximas semanas.

0 comentaris:

Publicar un comentario en la entrada

Twitter Facebook Favorites

 
Design by NewWpThemes | Blogger Theme by Lasantha - Premium Blogger Themes | New Blogger Themes